Eventos recientes fueron una ocasión de bendiciones

Siguiendo una costumbre de muchos años tomaré unas vacaciones durante el mes de julio que me permitirán hacer un cambio en mi rutina diaria.

Será una buena oportunidad para pasar un tiempo con mi familia y amistades, dedicar otros momentos a la oración y meditar sobre los eventos del año pasado, como también para leer y reflexionar sobre el año que viene.

Desde que escribí mi última columna he estado ocupado agradablemente con eventos de diferentes tipos. En la primavera tuvimos la asamblea general de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos en Seattle del 15 al 17 de junio. El 20 de junio los obispos de las ocho diócesis del estado de Nueva York se reunieron en el Centro Pastoral de la Arquidiócesis de la Ciudad de Nueva York. Tuvimos ordenaciones al diaconado en la Catedral del Sagrado Corazón en Rochester y en la Abadía de Genesee; una ordenación de sacerdote en la Catedral del Sagrado Corazón; celebramos graduaciones en el Instituto Aquinas y en la Escuela de Segunda Enseñanza de Nuestra Señora de la Misericordia; la celebración del sesqui cincuentenario de Holy Trinity en Webster; varias reuniones de planeación y la dedicación del nuevo Cementerio del Jardín de la Ascensión en Henrietta.

Todas las anteriores han sido ocasiones de gracia que han tocado muchas vidas. Una bendición adicional para mí es que tendré la oportunidad de reflexionar sobre ellas, antes de ocuparme de otra ronda de intensa actividad.

Espero que ustedes tengan una oportunidad similar de descansar y de renovación en las próximas semanas. Al compartir con ustedes durante muchos años he comprobado que muchos de ustedes viven unas vidas muy intensas y llenas de estrés. Los animo a que encuentren tiempo para examinar y reflexionar sobre las actividades que llenan sus vidas.

Es un consuelo pensar que Nuestro Señor tuvo que lidiar con problemas similares durante su ministerio público. Les recomiendo que pasen más tiempo leyendo y abriendo sus corazones a las experiencias que Jesús nos presentó en el sexto capítulo del Evangelio de Marcos. Pudiera ser para ustedes una oración perfecta para el verano. Rezaré por ustedes en las próximas semanas y les pido que a su vez recen por mi.

Paz para todos.

Copyright © 2024 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter