El diácono Aaron Kelly se arrodilla con las manos entre las del obispo Matano durante su misa de ordenación.

El entonces diácono Aaron Kelly promete su obediencia al obispo Matano y sus sucesores durante su ordenación sacerdotal el 2 de julio de 2022. (Foto de archivo EMC)

Honrando a los jubilares de 2023, orando por las vocaciones

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo:

En la edición de mayo del Catholic Courier, honramos a nuestros sacerdotes y religiosos jubilares que están celebrando aniversarios especiales de ordenación al Sagrado Sacerdocio y la entrada y Profesión de Votos Solemnes en la vida religiosa consagrada. Ofrezco mis más sinceras felicitaciones a estos dedicados siervos del Señor.

En la Colecta de la Misa celebrada en el Aniversario de la Ordenación Sacerdotal, el celebrante reza:

“Santo Padre, que sin ningún mérito mío me elegiste para la comunión con el sacerdocio eterno de tu Cristo y para el ministerio de tu Iglesia, concédeme ser un ardiente pero apacible predicador del Evangelio y un fiel administrador detus misterios.”

En la Colecta de la Misa celebrada en el Aniversario de Profesión Religiosa, el celebrante reza:

“Oh Señor, Dios fiel, concédenos, te rogamos, que podamos darte gracias por tu bondad hacia nuestras hermanas y hermanos, que hoy están deseosos de renovar el don recibido de ti;fortalece en ellos un espíritu de perfecta caridad, para que cada día sirvan con más fervor a tu gloria y a la obra de tu salvación”.

Cada una de estas oraciones expresa el profundo compromiso de nuestros hermanos y hermanas de servir a la iglesia en la obra de evangelización. Nuestros jubilares representan un número extraordinario de años en llevar a Cristo al pueblo de Dios. Principalmente a través de los Sacramentos instituidos por Jesucristo, nuestros sacerdotes continúan la presencia real de Jesús entre nosotros. Nuestras hermanas en la vida consagrada han sido la presencia de Cristo en las aulas, en los hospitales y hogares de ancianos, en los encarcelados, los olvidados, los refugiados y los pobres. En la historia de nuestra diócesis, las religiosas a lo largo de los años han trabajado en tantas instituciones educativas y caritativas.

El amor de nuestro primer obispo por el sacerdocio está bellamente registrado por el padre Robert F. McNamara en su libro “La diócesis de Rochester en América 1868-1993” cuando escribe sobre el obispo Bernard J. McQuaid con estas palabras: “No hay duda al respecto: El Seminario de San Bernardo fue la niña de sus ojos. Mientras vivió el obispo, fue él, y no el padre (James J.) Hartley, quien fue el rector real” (p. 161). El obispo McQuaid entendió que para que sus parroquias prosperaran, sus sacerdotes necesitaban una base sólida para proclamar las verdades de la fe. Fueron sus primeros colaboradores en la realización del camino propuesto por el lema del obispo: Salus animarium lex suprema, “La salvación de las almas es la ley suprema”.

El obispo McQuaid tenía gran estima por las congregaciones religiosas que se hacían cada vez más visibles en los apostolados de la diócesis, particularmente en el ámbito de las escuelas católicas. Una vez más, el padre McNamara escribe sobre nuestro primer obispo: “Aún así, fue el sistema de escuelas parroquiales lo que el primer obispo de Rochester llamó ‘su mayor gloria’” (ibid., p. 162). Así como el obispo se preocupó por la formación de sus sacerdotes, también se preocupó por la formación religiosa de sus niños y jóvenes, quienes se convertirían en fieles adultos católicos que conocían, comprendían y amaban su querida fe.

Bueno, ciertamente los tiempos han cambiado; nuestro paisaje es diferente al igual que nuestra demografía y los desafíos morales y culturales. Pero los jubilares a quienes ahora honramos durante muchos años contribuyeron a la visión y el legado del obispo McQuaid. Hasta el día de hoy, el ministerio continúa a través de estos hijos e hijas dedicados de la iglesia. La suya es una vocación para toda la vida y más allá. Incluso si están liberados de las demandas de la administración, nuestros sacerdotes mayores continúan sirviendo a nuestras parroquias ofreciendo asistencia para el ministerio sacramental en toda la diócesis. Las religiosas nunca se cansan de servir a los pobres y a los marginados de la sociedad. Los anillos que las hermanas religiosas usan en sus manos significan su unión conyugal con Cristo, para siempre como Sponsa Christi, “Novia de Cristo”, con un vínculo que se extiende hasta la eternidad.

Los sacerdotes y los religiosos han sido una parte integral de mi vida. Fueron maravillosos párrocos quienes inspiraron mi vocación al sacerdocio. Los religiosos han sido mis educadoras desde el jardín de infantes hasta los estudios de posgrado: las Religiosas Hermanas de la Misericordia, los Hermanos Cristianos De LaSalle (Hermanos de las Escuelas Cristianas), profesores de seminarios diocesanos, la Orden de Predicadores (Dominicos) y la Compañía de Jesús (Jesuitas). Las Hermanas de la Misericordia fueron una gran influencia para mí al discernir mi vocación al sacerdocio. También he tenido la suerte de conocer a las Hermanas de la Vida, que dedican su vida a proteger y realzar lo sagrado de la vida humana, apoyando a mujeres en circunstancias difíciles y embarazos inesperados. A través del apoyo, el cuidado y la guía de estas hermanas, las mujeres con problemas encuentran esperanza y pueden acoger con alegría en el mundo al hijo de su vientre. Las Hermanas de San José, que enseñaron en nuestras escuelas durante muchos años, cuidaron de nuestro difunto obispo emérito, el obispo Matthew H. Clark, en su enfermedad y también brindan un verdadero hogar para algunos de nuestros sacerdotes mayores.

También tengo un aprecio muy profundo por la vocación contemplativa. Las Hermanas del Monasterio Carmelita de Rochester y los Monjes de la Abadía de Genesee me han apoyado con sus oraciones desde el comienzo de mi mandato como obispo diocesano y se estableció una relación maravillosa con estas comunidades y continúa hasta el día de hoy. ¡Cómo no agradecer a todos nuestros sacerdotes y religiosos con votos, mientras rindo un homenaje especial a nuestros religiosos jubilares y reconociendo sus muchas, muchas contribuciones en la viña del Señor!

Esta edición especial del Catholic Courier también nos brinda la oportunidad de orar fervientemente por las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa consagrada para que los trabajadores de la viña del Señor puedan continuar su misión salvífica. En lugar de anhelar tiempos pasados, debemos seguir adelante con esperanza, creyendo que el Señor proveerá vocaciones futuras si hacemos nuestra parte para apoyar y alentar las vocaciones al sacerdocio y la vida religiosa.

Durante este mes dedicado a nuestra Madre María, pedimos su intercesión para que ruegue a su Hijo que nuestra diócesis sea bendecida con vocaciones al ministerio ordenado y a la vida religiosa consagrada, para que el celo y el entusiasmo de quienes nos han precedido sean continuados en las edades siguientes. También pedimos la bendición de su Hijo sobre nuestros sacerdotes, diáconos y religiosos que ahora sirven en nuestra diócesis. Oramos para que cuenten con el apoyo y el aliento de quienes están encomendados a su cuidado pastoral, especialmente cuando su ministerio requiere que tomen decisiones difíciles y prediquen el Evangelio en su plenitud.

Para terminar, deseo expresar mi profunda gratitud a nuestros laicos que nos apoyan de tantas maneras y al maravilloso número de voluntarios en nuestras parroquias, escuelas, instituciones caritativas y apostolados, y que se ofrecen de buen grado para ofrecer su tiempo, talentos y dones. para edificar el Cuerpo de Cristo. ¡Gracias de nuevo, y una vez más!

Unido a ustedes en oración por las vocaciones y renovando nuestra súplica a Nuestra Madre María para que presente nuestras necesidades a su Hijo e invocando la intercesión de San Juan Fisher, nuestro patrón diocesano, permanezco

Devotamente suyos en Cristo,

Reverendísimo

Salvatore R. Matano

Obispo de Rochester

Copyright © 2024 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter