Ley ‘trágica’ del aborto en el estado de NY no altera lo sagrado de la vida

Queridas hermanas y hermanos en Cristo:

Alentado por el entusiasmo de tantos participantes, jóvenes y mayores de todos los ámbitos de la vida y con una gran representación de nuestra diócesis en las Misas y eventos recientes en la Marcha por la Vida de este año en Washington, DC, regresé a Nueva York solo para entristecerme mucho por la reciente aprobación legislativa de la Ley de Salud Reproductiva y la firma del Gobernador Cuomo. En unión con mis hermanos obispos en esta Provincia Metropolitana de la Arquidiócesis de Nueva York, reitero la declaración emitida el 22 de enero de 2019 sobre este trágico desarrollo por la Conferencia Católica del Estado de Nueva York, que representa a los Obispos del Estado de Nueva York en asuntos de la política pública:

“Hoy, el estado de Nueva York ha agregado un capítulo triste a esta fecha ya solemne del 22 de enero, el aniversario de Roe v. Wade. Con la aprobación de la legislatura y la firma de la Ley de Salud Reproductiva del Gobernador Cuomo, nuestro querido estado se ha vuelto más peligroso para las mujeres y sus bebés por nacer.

“Muchos de los senadores estatales y miembros de la Asamblea que votaron a favor de esta expansión del aborto son madres, que sintieron que sus hijos daban vueltas en su vientre y estaban encantadas con el progreso de su embarazo. Muchos otros, así como nuestro gobernador, son padres, que tomaron la mano de su compañera mientras veían los videos de ultrasonido, vieron a su hijo retorcerse y se regocijaron ante el primer sonido de un latido del corazón. Muchos de estos mismos funcionarios nacieron en condiciones menos que perfectas – pobreza, problemas de salud, discapacidades, familias rotas. Todos superaron estos problemas para alcanzar el liderazgo en nuestro estado, porque sus padres eligieron la vida por ellos.

“Agradecemos a todos nuestros socios en la lucha de 12 años por detener esta política horrenda, y a todos los neoyorquinos pro vida que hicieron oír sus voces en un esfuerzo por detenerla. Oremos todos por la conversión de corazón de aquellos que celebran este momento trágico en la historia de nuestro estado. Y oramos de manera especial por las vidas que se perderán, y por las mujeres de nuestro estado que están menos protegidas por esta ley”.

Podemos estar agradecidos de que, dentro del territorio de nuestra diócesis, solo se emitieron dos votos de “sí” en la Asamblea del Estado de Nueva York y no se emitieron votos que respalden la aprobación de la Ley de Salud Reproductiva en el Senado del Estado de Nueva York.

Lamentablemente, la tasa de abortos en el estado de Nueva York ya es más del doble del promedio nacional. La Ley de Salud Reproductiva tiene consecuencias perjudiciales para las mujeres embarazadas y sus hijos no nacidos, ya que permite que los no médicos realicen abortos y permiten los abortos por cualquier motivo en el tercer trimestre del embarazo hasta la fecha de parto de la madre. Quita las protecciones de nuestro estado para los bebés nacidos vivos en el transcurso de un aborto. A pesar de esta legislación, es nuestro deber como creyentes en Jesús apoyar a la vida y a las mujeres valientes que buscan nuestra asistencia pastoral cuando tratan con asuntos complejos de la vida.

Ser discípulo de por vida, reverenciar la vida humana desde el momento mismo de la concepción hasta la muerte natural, es verdaderamente un cumplimiento de nuestro compromiso bautismal y, en palabras de la Madre Teresa de Calcuta, “¡crear algo hermoso para Dios!” La terminación de la vida en el útero, la eutanasia, la violencia, la guerra, los abusos contra las personas, la pena de muerte y una degradación general del orden moral son el resultado de una profunda falta de respeto por la dignidad integral y el valor de la persona humana como la creación más noble de Dios.

Aquellos que se oponen correcta y justamente a la destrucción de la vida en cualquier nivel sostienen que la vida humana merece protección contra cualquier ataque que amenace esta vida porque la dignidad humana es intrínseca. “Es una dignidad que debe atribuirse al ser humano debido a la clase de ser que es. La dignidad intrínseca no se confiere ni se gana. Es una dignidad que simplemente se reconoce y se atribuye a cada ser humano, independientemente de cualquier otra consideración o reclamación. La dignidad intrínseca es una dignidad que solo puede ser poseída en un sentido absoluto — uno la tiene completamente o no la tiene en absoluto — ya que uno es un ser humano o no lo es en absoluto. No existe la dignidad humana parcial, ya que no existe un ser humano parcial” (Informe del Comité de Ciencia y Valores Humanos, Diálogo sobre la Investigación con Células Madre, septiembre de 2005, Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos).

Durante más de cuatro décadas, a la gente de estos Estados Unidos se le ha enseñado que la toma de vidas humanas es moral, aceptable y legal. Qué lección tan trágica haber enseñado a nuestros hijos durante estos años. Uno tiene que preguntar: ¿Quién tiene la mayor responsabilidad por esta tragedia? ¿Los que han sufrido la dura prueba de la terminación de la vida o los que han enseñado a otros que la destrucción de la vida humana no solo es aceptable, sino que también han trabajado para hacer legales los procedimientos inmorales? Necesitamos ser empáticos y comprensivos con aquellos a quienes hemos fallado en enseñar, apoyar en sus momentos de necesidad, mostrar el rostro y la sabiduría de Dios con un corazón amoroso. ¿Cómo pueden nuestros jóvenes apreciar la vida si no se les ha enseñado tanto por palabra como por ejemplo que esta vida, nuestra vida, es un precioso regalo de Dios?

Esta legislación trágica no cambia lo que Jesús mismo ha enseñado: toda vida es sagrada. Cuando asumimos el papel que pertenece solo a Dios, creamos una cultura en la que toda protección para la vida se ve amenazada o destruida. Esta reciente derrota legislativa no nos mitiga ni exonera de nuestros esfuerzos continuos al servicio de la vida humana. En su reciente discurso sobre el Estado del Estado, nuestro gobernador expresó su solidaridad con nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, quien ha hablado firmemente en apoyo de los esfuerzos continuos de la iglesia para abordar la tragedia del abuso sexual del clero y ser un verdadero instrumento de curación para las víctimas y todos los que han sido tan profundamente afectados por este escándalo. Oramos para que nuestro gobernador también se solidarice con el Papa Francisco, quien recientemente dirigió estas palabras a los reunidos para la Marcha por la Vida de París: “Todo el mal en el mundo se resume en el desprecio por la vida. … A pesar de los intentos de trivializar el aborto, este gesto plantea un verdadero caso de conciencia a toda la sociedad civil. La marcha pretende ser un llamamiento a los ciudadanos franceses para que estén abiertos a recibir la vida y defender el derecho a la objeción de conciencia”.

La iglesia y nuestra diócesis trabajan para servir la vida en todas las etapas. Además de nuestros esfuerzos para proteger al niño por nacer, nuestro Programa de Políticas Públicas Diocesanas de este año llama nuestra atención sobre otros tres temas que conciernen profundamente:

• La exclusión de los trabajadores agrícolas de los derechos laborales básicos que el resto de nosotros damos por sentado;

• La reciente carta pastoral de los Obispos de los Estados Unidos sobre el racismo; y

• La continua tragedia de la epidemia de opiáceos.

Para obtener información adicional sobre el Comité de Políticas Públicas Diocesanas y las iniciativas de 2019, visite https://www.dor.org/about/office-ministry-directory/catholic-charities/public-policy-committee/.

Hay muchos a quienes la política les resulta incómoda, pero participar como ciudadanos responsables es parte de nuestra obligación como ciudadanos y como católicos. El mundo necesita personas que ayuden a dar forma a nuestras comunidades, no por un sesgo partidista, sino porque escuchan el llamado de nuestro Salvador a la compasión y al respeto por la dignidad de todas las personas.

Cuando la vida está amenazada de alguna manera, ya sea por el aborto, el racismo, la violencia, la drogadicción o la pobreza, los católicos son llamados a hablar y apoyar a los oprimidos. Por favor apoye el trabajo de nuestro Comité de Políticas Públicas.

Al orar para que nunca dejemos de regocijarnos en el don de la vida de Dios y su creación, y continuar nuestros esfuerzos pro vida, quedo

Sinceramente suyo en Cristo,

Reverendísimo

+Salvatore R. Matano

Obispo de Rochester

Copyright © 2020 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter