San Maximiliano Kolbe está representado en una vidriera en la Iglesia de San Josafat en el distrito de Queens de la ciudad de Nueva York. El sacerdote polaco dio su vida en lugar de un padre joven condenado a ejecución por los nazis. Su fiesta es el 14 de agosto, el día de su muerte. (Foto del SNC de Gregory A. Shemitz)

San Maximiliano Kolbe está representado en una vidriera en la Iglesia de San Josafat en el distrito de Queens de la ciudad de Nueva York. El sacerdote polaco dio su vida en lugar de un padre joven condenado a ejecución por los nazis. Su fiesta es el 14 de agosto, el día de su muerte. (Foto del SNC de Gregory A. Shemitz)

Mártires de agosto muestran cómo vivir el mensaje de Jesús

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Durante estos meses de verano la Iglesia celebra varias fiestas hermosas que podrían pasar desapercibidas en medio de las actividades veraniegas y las vacaciones. A principios de este mes, el 6 de agosto, celebramos la Fiesta de la Transfiguración del Señor. Esta fiesta dice mucho de la vida.

Como recordarán del Evangelio de ese día (Marcos 9: 2-10), Jesús llevó a sus discípulos Pedro, Santiago y Juan a un monte alto “y se transfiguró ante ellos, y su ropa se volvió de un blanco resplandeciente… Entonces apareció Elías a ellos junto con Moisés”. Solo podemos imaginar la extraordinaria experiencia que fue para los apóstoles ver a su Señor acompañado por estos grandes líderes y maestros del Antiguo Testamento que esperaban la venida del Mesías.

Pero este no es el final de la historia, porque continúa: “Entonces vino una nube que proyectaba una sombra sobre ellos; de la nube vino una voz: “Este es mi Hijo amado. Escúchenlo’”. ¡Esta es una confirmación, un testimonio abrumador de Dios el Padre acerca de Su Hijo y Nuestro Salvador, Jesucristo!

Naturalmente, Pedro quiere aprovechar este momento especial y extenderlo, por lo que le dice a Jesús: “Hagamos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”. ¿No haríamos nosotros lo mismo? Todos queremos que los momentos especiales que traen alegría duren el mayor tiempo posible, incluso para toda la vida.

Pero eso no es lo que sucede en el monte Tabor, el monte de la Transfiguración, como nos dice el Evangelio ellos “bajaron del monte”. Los acontecimientos que tuvieron lugar en el monte Tabor tenían como objetivo confirmar a los apóstoles en su fe en Jesús y fortalecerlos para la misión que Jesús les encomendaría. Los apóstoles tuvieron que descender de esa montaña y comenzar su trabajo de cooperar con el Mesías en la obra de salvación.

Ahí radica el mensaje para nosotros: nuestra fe, la práctica de la religión, no es un escape a los desafíos de nuestra vida, sino más bien la recepción de Jesús en la Santísima Eucaristía y nuestra participación en la vida sacramental de la Iglesia, particularmente a través del Sacramento de la Reconciliación, la Confesión, proporciona la fuerza que nos sostiene en los desafíos de la vida. Jesús mismo no escapó de la realidad de la cruz y se convirtió en la víctima del sacrificio por nuestra salvación.

El Papa San Sixto II y sus compañeros, Santa Teresa Benedicta de la Cruz, San Lorenzo el Diácono, el Papa San Ponciano y el sacerdote San Hipólito, el fraile franciscano San Maximiliano Kolbe y San Bartolomé Apóstol son todos mártires de la Iglesia que se conmemoran en este mes de agosto. Para éstos, nuestros compañeros en la fe, la fe en Jesús fue tan fuerte que, como Jesús, no escaparon de la prueba del martirio. Cada uno descendió de la montaña de la Transfiguración después de contemplar la Santísima Eucaristía en cada Misa y luego procedió a profesar a Jesús como Señor, imitando al Santísimo Salvador y sin contar el costo.

El Papa San Sixto II y cuatro diáconos, Januarius, Vincent, Magnus y Stephen fueron arrestados el 6 de agosto de 258, mientras celebraban la Santa Misa y luego ejecutados por orden de Valeriano, el Emperador del Imperio Romano en ese momento. Sixto II se menciona en el Canon Romano, la primera Plegaria Eucarística. Él y sus compañeros son conmemorados el 7 de agosto.

Santa Teresa Benedicta de la Cruz nació Edith Stein en 1891 en Breslau, Alemania. Profundamente inspirada por los escritos de Santa Teresa de Ávila, abrazó la fe católica y fue bautizada el 1º de enero de 1922. En 1933 ingresó a la Comunidad de Carmelitas Descalzas y recibió el nombre de Hermana Teresa Benedicta de la Cruz. Se convirtió en víctima de los más crueles y angustiosos ataques antisemitas durante las persecuciones nazis de nuestros hermanos y hermanas judíos. La Hermana Teresa fue arrestada en 1942 en su convento de Echt, Holanda, y llevada a Polonia, donde fue ejecutada en el campo de concentración nazi de Auschwitz, un lugar de actos tan horrendos que aún claman por reparación y atormentan el espíritu humano, sabiendo que la humanidad puede cometer actos tan terribles contra la vida. Junto con Santa Catalina de Siena y Santa Brígida de Suecia, Santa Teresa Benedicta fue declarada Co-Patrona de Europa por San Juan Pablo II. Se le conmemora el 9 de agosto.

El diácono San Lorenzo, regresó al Señor como mártir en 258, cuatro días después del martirio del Papa Sixto II y los cuatro diáconos, una vez más bajo el lamentable reinado de Valeriano como emperador. Después de los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, San Lorenzo es venerado como Patrón de Roma, mencionado en el Canon Romano y santo inspirador y patrón de los diáconos, llamado a imitar el amor genuino de San Lorenzo por los pobres. Se le conmemora el 10 de agosto.

Tanto San Ponciano como San Hipólito fueron víctimas de las persecuciones romanas a los cristianos. Fueron exiliados tras su arresto y enviados a trabajar en las minas de Cerdeña, consideradas en ese momento una sentencia de muerte y que se cobraron sus vidas en 235 como víctimas del cruel reinado del emperador Maximus Thrax. Se conmemoran el 13 de agosto.

San Maximiliano María Kolbe, O.F.M.Conv., Otra víctima de los crímenes atroces cometidos en Auschwitz, fue ejecutado mediante inyección letal en 1941 después de ofrecer su vida en lugar de un compañero de prisión, un padre de familia. Se le conmemora el 14 de agosto.

San Bartolomé Apóstol fue martirizado en el primer siglo. Se dice que predicó el Evangelio en la India y en Armenia, donde sacrificó su vida. Como los demás apóstoles, salvo el amado discípulo Juan, contribuyó a la fundación de la Iglesia con la misma donación de su vida a imitación del Sacrificio de la Cruz. Se le conmemora el 24 de agosto.

Ninguno de estos santos vio la fe como un escape de la responsabilidad de vivir, predicar, proclamar y abrazar totalmente la persona de Jesucristo. Así es en nuestras vidas que, aunque quizás no estemos llamados a convertirnos en mártires en este mismo sentido, nuestra fe es verdaderamente integral a quienes somos y define nuestras vidas, dirige nuestras acciones y nos permite aceptar los desafíos del discipulado cristiano, recordando las palabras de Jesús: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame” (Mateo 16:24).

Por supuesto, durante este mes también celebramos la Solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María el 15 de agosto. En esta Solemnidad nos alegramos de que: “Finalmente, la Virgen Inmaculada, preservada libre de toda mancha de pecado original, cuando el curso de su vida terrenal fue consumada, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria celestial, y exaltada por el Señor como Reina sobre todas las cosas, para que ella pudiera ser entonces más plenamente conformada a su Hijo, el Señor de señores y vencedor del pecado y la muerte. La Asunción de la Santísima Virgen es una participación singular en la resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de otros cristianos… ” (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 966).

En su constitución apostólica, Munificentissimus Deus del 1º de noviembre de 1950, el Papa Pío XII proclamó este principio de nuestra fe católica, que definía “la tradición de siglos de creencia en este misterio” (New Catholic Encyclopedia, Universidad Católica de América, 1967, pág.971). El Santo Padre abrazó la oración de la antigua liturgia bizantina, Troparion, Fiesta de la Dormición: “Al dar a luz guardaste tu virginidad; en tu Dormición no dejaste el mundo, oh Madre de Dios, sino que te uniste a la fuente de la Vida. Concebiste al Dios vivo y, con tus oraciones, librarás nuestras almas de la muerte” (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 966).

Si bien María no sufrió un martirio de sangre, ciertamente sufrió un martirio de espíritu. María se erige como una mujer de una fe increíble; en su propia vida experimentó su vía crucis personal, su camino a la cruz, revelada a través de sus siete dolores: la presentación de Jesús en el Templo, donde Simeón le dijo a María que una espada le traspasará el corazón; la huida a Egipto para evitar al rey Herodes que buscaba destruir al Niño Jesús; Jesús se perdió en Jerusalén a la edad de 12 años cuando María y José habían ido a Jerusalén para la fiesta de la Pascua; el encuentro de María y Jesús camino del Calvario; la crucifixión; la bajada de Jesús de la cruz; y su entierro. Ella, a quien ahora veneramos con razón como Reina del Cielo y la Tierra, no estuvo exenta de sufrimiento; de hecho, sus sufrimientos fueron graves. Con el amor de una madre, dio a luz a todos. Desde el mismo momento de su fiat, “hágase tu voluntad” (Lucas 1:38), ella vivió no por su voluntad sino por la voluntad de Dios. Con una fuerza más allá de lo humano, se paró debajo de la cruz para recibir a su Hijo muerto en sus brazos maternos: desde el pesebre hasta la cruz, siguió siendo una mujer de fe inquebrantable.

Nuestra época actual y difícil nos desafía a un martirio de espíritu mientras nos esforzamos por vivir el Evangelio de Jesús cuando este mensaje no se acepta fácilmente o incluso se responde con grave negatividad, especialmente a medida que continuamos

• defendiendo la dignidad de toda vida humana desde el momento de la concepción hasta la muerte natural;

• defendiendo la gloria de Dios revelada en la corona de Su creación, la persona humana, hecha a imagen y semejanza de Dios, creada en el corazón de Dios y no destinada a ser objeto de experimentación inmoral como parte de una cultura descrita por El Papa Francisco como una “colonización ideológica” (Homilía, Casa Santa Marta, 1º de noviembre de 2017);

• enseñando el principio constante de fe dado por Dios acerca de la santidad del matrimonio como la unión “escrita en la naturaleza misma del hombre y la mujer como vinieron de la mano del Creador (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1603), formando un vínculo de comunión y apoyo mutuo, permanente y exclusivo (ibíd., 1638), abierto al don de Dios de los hijos” (Luz de la gente 11, §2);

• confirmando la dignidad de los enfermos, los ancianos y los vulnerables, los refugiados y los extranjeros, los marginados y los olvidados;

• dándonos cuenta de que las diferencias de cultura, raza y origen étnico contribuyen a la unidad de la Iglesia al unir nuestras tradiciones en la Iglesia una, santa, católica y apostólica – que de todas las tierras y de todas las naciones, Dios nos ha llamado a la existencia.

Debemos aceptar el desafío de proclamar estas verdades y llevar a Jesús a nuestras calles y comunidades.

Hagamos de la Colecta de la Misa en conmemoración de Santa Teresa Benedicta de la Cruz nuestra oración:

Dios de nuestros padres,

Quien trajo a la mártir Santa Teresa Benedicta de la Cruz

Para conocer a tu Hijo crucificado Y para imitarlo hasta la muerte,

Concede, por su intercesión,

Para que todo el género humano reconozca a Cristo como su Salvador

Y por él venga a contemplarte por la eternidad… “

Invocando la intercesión de Nuestra Madre, María, y nuestro patrón diocesano, San Juan Fisher, quedo

Devotamente suyos en Cristo,

Reveréndisimo

Salvatore R. Matano

Obispo de Rochester

Copyright © 2021 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter