El obispo Salvatore R. Matano celebra la liturgia de la Eucaristía durante la transmisión en vivo de la Misa del Domingo de Ramos del 5 de abril de 2020 en la Catedral del Sagrado Corazón de Rochester. (Foto de archivo de EMC) El obispo Salvatore R. Matano celebra la liturgia de la Eucaristía durante la transmisión en vivo de la Misa del Domingo de Ramos del 5 de abril de 2020 en la Catedral del Sagrado Corazón de Rochester. (Foto de archivo de EMC) (Foto de archivo de EMC)

Tome un papel activo y devoto en la Semana Santa de 2022

Semana Santa y Pascua de Resurrección

Este próximo domingo es el Domingo de Ramos y el inicio de la Semana Santa en preparación solemne a la celebración del Domingo de Pascua de Resurrección de la gloriosa Resurrección de Cristo. Durante más de dos años durante la pandemia, ha habido muchos desafíos para celebrar las sagradas liturgias de la Iglesia, incluidas las celebraciones solemnes durante la Semana Santa. Ahora que se han levantado las restricciones anteriores sobre el tamaño o el número de asistentes y nuestras iglesias continúan brindando entornos limpios y seguros, oro para que la asistencia a las ceremonias de Semana Santa mejore significativamente. Ya antes de la pandemia, la asistencia a estas hermosas liturgias estaba en declive.

Al reflexionar sobre los acontecimientos recordados en Semana Santa por los cuales Jesucristo renovó a la humanidad y ganó para nosotros nuestra salvación, deseo invitarlos, mis queridos hermanos y hermanas, a la Misa Solemne de Crisma el martes 12 de abril de la Semana Santa,2022, en la Catedral del Sagrado Corazón, a las 6 p.m. En esta Misa, nuestros sacerdotes, en unión con el Obispo Diocesano, renuevan sus promesas sacerdotales de conformarse más estrechamente a Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, y de “ser fieles administradores de los misterios de Dios en la Sagrada Eucaristía y en los demás ritos litúrgicos ycumplir fielmente el sagrado oficio de enseñar, siguiendo a Cristo, Cabeza y Pastor, sin buscar ganancia alguna, sino movidos únicamente por el celo de las almas”.

A su vez, se exhorta a los fieles a “orar por sus sacerdotes, para que el Señor derrame abundantemente sobre ellos sus dones, y los conserve fieles como ministros de Cristo, Sumo Sacerdote, para que les conduzcan a Aquel que esla fuente de nuestra salvación.” También suplico sus oraciones, pidiendo “que me mantenga fiel al oficio apostólico que se me ha encomendado en mi humildad y que en medio de ustedes sea hecho cada día una imagen viva y más perfecta de Cristo, el Sacerdote, el BuenPastor, Maestro y Servidor de todos” (Misal Romano, Tercera Edición Típica, 2011).

Tenga la bondad de unirse a nosotros en este día tan especial para nuestros sacerdotes y para mí, que apreciamos mucho la cooperación y colaboración de nuestra gente y todo lo que hace para construir nuestras parroquias, apostolados, agencias de caridad, escuelas y programas de educación religiosa.

En esta misma Misa tiene lugar la bendición del Óleo de los Enfermos y del Óleo de los Catecúmenos y la consagración del Santo Crisma. Al bendecir el Óleo de los Enfermos, el Obispo reza para que “todos los que han sido ungidos con este aceite como salvaguardia para el cuerpo, el alma y el espíritu, sean libres de todo dolor, de toda debilidad, de toda enfermedad”. A través del ministerio sacerdotal, el Sacramento de los Enfermos trae el alivio, el consuelo y el perdón de Jesucristo, el Médico Divino.

Durante la celebración del Sacramento del Bautismo, los que van a ser bautizados son ungidos con el Óleo de los Catecúmenos, “para que, recibiendo la sabiduría y el poder divinos, comprendan más profundamente el Evangelio de Cristo”, y “emprendan con corazón generoso las labores de la vida cristiana, y, hechos dignos de adopción como hijos e hijas [de Cristo], puedan regocijarse de nacer de nuevo y vivir en [Su] Iglesia”.

La consagración del Crisma pide en oración a Nuestro Señor “que derrame en él la fuerza del Espíritu Santo” sobre los bautizados, los confirmados y los ordenados al Orden de Sacerdotes y al Orden de Obispos. Los ungidos con el Santo Crisma reciben la fuerza del Espíritu Santo para “hacerlos partícipes de la vida eterna y de la gloria celestial” (cf. Orden de Bendición del Óleo de los Catecúmenos y de los Enfermos y de Consagración del Crisma, enero, 2019).

La Semana Santa continúa con la impresionante celebración de la Misa de la Cena del Señor el Jueves Santo, la gran fiesta de la institución de la Santísima Eucaristía y del Sagrado Sacerdocio. En esta tarde solemne, adoramos a Jesucristo presente en cuerpo, sangre, alma y divinidad, en este augusto Sacramento, corazón y centro mismo, fuente y cumbre de nuestra fe católica. Conmemoramos el don del sacerdocio, que pone a Cristo sobre nuestros altares en la representación del sacrificio de Cristo en la cruz en la celebración del Santo Sacrificio de la Misa.

Te adoramos, oh, Cristo, y te alabamos, porque por Tu Santa Cruz has redimido al mundo”. El Viernes Santo conmemoramos en oración la Sagrada Pasión de Nuestro Amado Salvador, el sacrificio supremo de Cristo crucificado, para que podamos ser redimidos. Cuando miramos la Cruz, el Crucifijo, vemos la perfección del amor, la humildad, el perdón y la compasión. En las mismas palabras de Jesús: “Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos” (Juan 15:13).

Dónde debemos estar el Viernes Santo al recordar las palabras de Jesús a Pedro: “¿No pudiste velar una hora?” (Marcos 14:37). ¡Qué triste es que el Viernes Santo no sea notado por algunos! Quiera Dios que esto no sea así en nuestras parroquias y nuestras iglesias y se llenen al resonar aquellas palabras salvíficas: “He aquí el madero de la Cruz, sobre el cual pendía la salvación del mundo” (Misal Romano, Tercera Edición Típica, 2011).

El Sábado Santo celebramos “la mayor y más noble de todas las solemnidades”, la Vigilia Pascual. En esta hermosa Vigilia, nuestras hermanas y hermanos inscritos en el Rito de Iniciación Cristiana para Adultos (RICA) se incorporarán completamente a la Iglesia Católica Romana al recibir los Sacramentos del Bautismo, la Confirmación y la Primera Eucaristía; otros que buscan la plena comunión con la Iglesia profesarán su fe en el Credo que nos vincula y une; otros completarán sus Sacramentos de Iniciación. La esencia de esta gloriosa Vigilia se describe en el himno de alabanza pascual, el Pregón pascual, la Exultación, donde escuchamos estas palabras cantadas ante el cirio pascual encendido: “Esta es la noche en que Cristo rompió los barrotes de la muerte y resucitó. victorioso del inframundo…. Que esta llama sea encontrada aún encendida por el Lucero de la Mañana: el único Lucero de la Mañana que nunca se pone, Cristo tu Hijo, que, volviendo del dominio de la muerte, ha derramado su luz pacífica sobre la humanidad, y vive y reina por los siglos de los siglos. Amén” (ibid.).

Ahora es Domingo de Resurrección y todos los Aleluyas proclaman la alegría de la Resurrección de Cristo. El Hijo de Dios venció la muerte y nos abrió las puertas del cielo. Esta luz del Cirio Pascual, la Luz de Cristo, ahora brilla a través de la oscuridad de las muchas dificultades y actos de inhumanidad de esta vida. La luz brilla si permitimos que arda en nuestros corazones y ocupe nuestro lugar como discípulos de Cristo dondequiera que vivamos, trabajemos o nos encontremos. Estamos llamados a ser portadores de vida y luz, proclamando el mensaje de Jesús: Toda vida, desde la concepción hasta la muerte natural, es sagrada. Porque la vida es preciosa, alimentamos al hambriento; albergamos a las personas sin hogar; acogemos al extranjero que busca refugio de la violencia y la guerra; trabajamos para acabar con la pobreza; reverenciamos a la familia donde los niños están seguros y las madres y los padres reconocen la belleza de sus vocaciones – sí, ¡nos convertimos verdaderamente en hijos e hijas de Dios!

Cuánto oro para que ésta sea una verdadera Semana Santa con su participación activa y orante. Y no olvidemos el maravilloso Sacramento de la Reconciliación, la Confesión, en el que Jesús, a través del ministerio sacerdotal de la Iglesia, perdona, consuela, suscita y renueva a todos los que buscan su misericordia. Que todos escuchemos en nuestra mente y sintamos en nuestro corazón el saludo de Jesús a sus discípulos en la tarde de aquel primer Domingo de Pascua de Resurrección: “¡La paz sea con ustedes!”. (Lucas 24:36).

Mientras escribía este mensaje, tenía en mi corazón y en mi mente, ante mis ojos, la persecución y el sufrimiento del pueblo de Ucrania y las innumerables vidas inocentes perdidas tanto en Ucrania como en Rusia. Esta Semana Santa debe unirnos a todos en la oración, implorando al Príncipe de la Paz que su saludo pascual de paz se haga realidad para nuestros hermanos y hermanas que sufren, víctimas inocentes de esta trágica guerra.

Sabiendo que en Cristo todas las cosas son posibles, continuamos mirándolo a Él para encontrar esperanza, ¡la esperanza que brilla desde la tumba vacía!

Deseándoles una bendita y feliz Pascua, quedo

Devotamente suyo en Cristo,

Reverendísimo Salvatore R. Matano

Obispo de Rochester

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter