Trabajar fervientemente para cultivar la paz en hogares, parroquias, comunidades

Mis queridos hermanos

y hermanas en Cristo:

El domingo 8 de septiembre de 2019 celebrábamos la Misa Azul anual en la Catedral del Sagrado Corazón en Rochester. En esta misa orábamos por todas nuestras hermanas y hermanos en la aplicación de la ley, así como por aquellos que sirven en el ejército, pidiéndole a Nuestro Señor que los proteja mientras trabajan para mantenernos a salvo y proteger nuestra libertad.

En esta Misa también suplicábamos al Príncipe de la Paz, Jesucristo, que otorgue paz a nuestras comunidades, nación y mundo mientras estamos a la sombra de las tragedias más recientes en El Paso, donde 22 niños, mujeres y hombres inocentes fueron asesinados y otras 27 personas inocentes resultaron heridas; en Dayton, Ohio, donde nueve personas inocentes perdieron la vida y docenas más resultaron heridas; y en el norte de Filadelfia, donde seis policías resultaron heridos. Estos horrendos eventos no están aislados, sino que siguen un patrón de violencia muy triste en el que diariamente nos enteramos de actos de inhumanidad aún más horribles. El 11 de septiembre, recordábamos tristemente ese día en 2001 cuando nuestro país se congeló con incredulidad al presenciar ataques terroristas, uno destruyendo las torres gemelas del World Trade Center en la ciudad de Nueva York, otro cuando un avión se estrelló en un campo en el condado de Somerset, Pa. y un tercero chocando contra el Pentágono a las afueras de Washington, DC. Casi 3.000 vidas se perdieron en estos ataques; Entre los muertos hubo 412 trabajadores de emergencia en la ciudad de Nueva York que respondieron al ataque del World Trade Center y muchos más que sufrirían complicaciones de salud terminales durante y después de su servicio como primeros en responder. Las familias de los fallecidos continúan llorando la pérdida de sus seres queridos. Tan grabado en sus mentes está el recuerdo de estos ataques que diariamente reviven las trágicas muertes de aquellos tan queridos por ellos; así, también, esto es lo mismo para todos los que lloran la muerte de un ser querido causado por la violencia sin sentido.

Ahora, 18 años después de los eventos del 11 de septiembre de 2001, los ataques violentos continúan y se han vuelto más numerosos. ¿Quién puede cuestionar la necesidad de orar más fervientemente por la paz y trabajar por la paz? Nuestros hijos están creciendo en un mundo donde la ira, la hostilidad, la venganza y las represalias son comunes en nuestro paisaje contemporáneo. Tantas personas de buena voluntad, ustedes, mis hermanas y hermanos, no desean este ambiente para nuestros jóvenes. Como comunidad de fe, es necesario cultivar la paz y la caridad en nuestros hogares y luego llegar a nuestras parroquias y a las comunidades locales.

Nuestras escuelas ahora están en sesión después del receso de verano. En la Misa Azul del domingo, recé por la seguridad de nuestros hijos y de los responsables de mantener seguros a nuestros jóvenes. Y cuán importante es que en nuestras escuelas católicas y programas de educación religiosa ellos conozcan y amen a Jesucristo, la fuente de toda paz y quien guía nuestra acción en el camino de la verdad, el amor y la justicia. Recordemos las palabras que San Juan Pablo II dirigió al pueblo de los Estados Unidos en su audiencia general el 12 de septiembre de 2001, el día siguiente a la tragedia del 11 de septiembre:

“Ayer fue un día oscuro en la historia de la humanidad, una terrible afrenta a la dignidad humana. Después de recibir la noticia, seguí con intensa preocupación la situación en desarrollo, con sinceras oraciones al Señor. ¿Cómo es posible cometer actos de crueldad tan salvaje? El corazón humano tiene profundidades de las cuales a veces surgen esquemas de ferocidad inaudita, capaces de destruir en un momento la vida cotidiana normal de un pueblo. Pero la fe viene en nuestra ayuda en estos momentos cuando las palabras parecen fallar. La palabra de Cristo es la única que puede responder a las preguntas que perturban nuestro espíritu. Incluso si las fuerzas de la oscuridad parecen prevalecer, aquellos que creen en Dios saben que el mal y la muerte no tienen la última palabra. La esperanza cristiana se basa en esta verdad; en este momento nuestra confianza en la oración saca fuerza de ella”.

Invocando las bendiciones de Dios sobre ustedes a través de la intercesión de María, Reina de la Paz, y de San Juan Fisher, patrón de nuestra diócesis, quedo

Devotamente suyos en Cristo,

Reverendísimo

Salvatore R. Matano

Obispo de Rochester

Copyright © 2021 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter