Unas 15,000 personas desafiaron a la lluvia para ver a grupos musicales y teatrales en el famoso estadio de fútbol Centenario de Montevideo, Uruguay, mientras rendían homenaje al obispo Jacinto Vera el 6 de mayo de 2023, antes de una Misa al aire libre durante la cual fue beatificado. El beato Vera no sólo fue el primer obispo de Montevideo, la capital del país, sino que es considerado el padre de la iglesia local. (Foto OSV News/Lucien Chauvin). Unas 15,000 personas desafiaron a la lluvia para ver a grupos musicales y teatrales en el famoso estadio de fútbol Centenario de Montevideo, Uruguay, mientras rendían homenaje al obispo Jacinto Vera el 6 de mayo de 2023, antes de una Misa al aire libre durante la cual fue beatificado. El beato Vera no sólo fue el primer obispo de Montevideo, la capital del país, sino que es considerado el padre de la iglesia local. (Foto OSV News/Lucien Chauvin).

Uruguay celebra la beatificación del obispo Jacinto Vera

MONTEVIDEO, Uruguay (OSV News) — La Iglesia Católica uruguaya celebró el 6 de mayo la beatificación del obispo Jacinto Vera. El beato monseñor Vera no sólo fue el primer obispo de Montevideo, la capital del país, sino que es considerado el padre de la iglesia local.

Fue una celebración sin precedentes desde que Uruguay fue colonizado por los europeos hace más de 500 años y obtuvo la independencia en 1828. Fue la primera beatificación del país, y el obispo Vera va camino de convertirse en el primer santo autóctono de Uruguay.

«Es la primera vez que Uruguay tiene una celebración de este tipo, y es justo que haya sido el obispo Vera, que marcó un antes y un después para la Iglesia. Se hizo cargo de una institución en ruinas y dejó una iglesia vibrante, con órdenes religiosas, seminarios y un laicado organizado», dijo a OSV News el cardenal Daniel Sturla, arzobispo de Montevideo.

El obispo Jacinto Vera de Montevideo, Uruguay, (1813-1881) aparece en un retrato. Beatificado el 6 de mayo de 2023, él es considerado el padre de la iglesia local. (CNS photo por Arquidiócesis de Montevideo)

La influencia de Vera en la Iglesia católica uruguaya y en el país ha estado a la vista desde que el Papa Francisco reconoció el pasado diciembre un milagro atribuido al obispo, preparando el terreno para la beatificación. El obispo Vera murió en 1881 y fue beatificado en el aniversario de su muerte.

Graciela González, una laica católica jubilada que estuvo presente en la misa de beatificación, dijo que Vera fue un símbolo de unidad para Uruguay y los países vecinos.

«El obispo Vera recorrió Uruguay y las fronteras con Argentina y Brasil cuando todavía había mucha división en la región. Ayudó a unir a nuestro país. Es un testimonio de lo que la fe puede lograr», afirmó.

González expresó su deseo de que los políticos que asistieron a la Misa de beatificación emularan el compromiso del obispo Vera con el país. La ceremonia congregó a los principales políticos uruguayos — el presidente Luis Lacalle y su vicepresidenta, Beatriz Argimón — dos ex presidentes, así como ministros del gabinete, dirigentes de partidos políticos y mandos militares y policiales.

La Misa de beatificación, presidida por el cardenal Paulo Costa, de Brasilia, capital de Brasil, como representante del Papa, reunió a dos docenas de obispos y a otros dos cardenales, Daniel Sturla, de Montevideo, y Mario Poli, de Buenos Aires. La Misa al aire libre se celebró en el famoso estadio de fútbol Centenario.

Alrededor de 15,000 personas desafiaron a la lluvia para asistir al homenaje que grupos musicales y teatrales rindieron al obispo Vera antes de la Misa. El Padre Luis Ferrés inició el acto con una canción escrita para el obispo Vera. El estribillo, «Recorriste todos los rincones de la patria, entregando tu corazón a quien lo quisiera recibir», resonó en todo el estadio mientras la multitud cantaba.

«Creo que este día es de suma importancia para Uruguay y un claro mensaje de que Dios está presente aquí. El obispo Vera está velando por Uruguay», dijo a OSV News Cándido Olivera, un joven adulto uruguayo.

El altar principal era sencillo, adornado con velas y ramas recién cortadas. Un altar lateral albergaba una imagen de la Virgen María — la patrona de Uruguay es Nuestra Señora de los Treinta y Tres (en conmemoración de los 33 patriotas uruguayos que desembarcaron en las playas de Agraciada para iniciar la liberación de su país en 1825 y poner el destino de su nación a los pies de la Virgen María en la iglesia local) — y algunas de las reliquias del obispo Vera que normalmente se guardan en distintas iglesias de Montevideo. Antes de la Misa se descubrió un gran retrato del obispo.

El cardenal Costa centró su homilía en los conceptos personificados por el obispo Vera, como la fe, la paz y la unidad. Dijo que el obispo Vera era un ejemplo de fe viva y que los católicos estaban llamados a vivir como él.

El obispo Vera nació a bordo de un barco que zarpó de Europa en 1813. Debido a las luchas civiles en Uruguay, su familia desembarcó en lo que hoy es Brasil y poco a poco se dirigió a Uruguay, donde cultivaron tierras en las afueras de la capital.

Su vocación comenzó pronto, y a los 18 años viajó a la vecina Argentina para asistir al seminario, ya que Uruguay carecía entonces de seminarios. Regresó a Uruguay tras ordenarse sacerdote. El Papa León XIII le nombró primer obispo de Montevideo.

El obispo Vera no pasó mucho tiempo al frente de la iglesia en la capital. Emprendió tres «misiones evangelizadoras» por todo el país, donde ofició bautizos, primeras comuniones y bodas. Se calcula que recorrió 90,000 millas durante sus viajes antes y después de su nombramiento como obispo. Uruguay tiene una extensión aproximada de 70,000 millas cuadradas.

«Uruguay estaba desestructurado cuando el obispo Vera empezó a recorrer el país. Su presencia fue muy importante y ayudó a formalizar el país», dijo Roxana Pallotta, que dirige una galería de arte que incluyó una exposición de objetos personales y litúrgicos del obispo Vera en el período previo a la beatificación.

«Será el primer santo uruguayo, y cuando se estudia su vida se entiende por qué. No fue sólo un obispo, sino que vivió de acuerdo con sus convicciones y con una opción por los pobres e indigentes», dijo a OSV News.

El camino del obispo Vera hacia la beatificación no fue directo. El primer intento de beatificación se produjo a finales del siglo XIX y de nuevo a principios del siglo XX, tras el primer milagro que se le atribuyó. La familia de una niña de 14 años en su lecho de muerte rezó al obispo Vera, y María del Carmen Artagaveytia se recuperó de la noche a la mañana. Corría el año 1936. Milagrosamente curada, vivió una larga vida y murió a los 87 años. La documentación del milagro, sin embargo, se perdió y el esfuerzo se truncó.

El obispo emérito Alberto Sanguinetti, que dirigió la diócesis uruguaya de Canelones desde 2010 hasta 2021, se involucró en la causa del obispo Vera a finales de la década de 1990, llegando a pasar 14 años como vicepostulador. Pudo asumir la tarea gracias a la reforma de 1983 de la ley de las causas de los santos.

Dice que cuando empezó había unos 2,000 documentos sobre el obispo Vera, ninguno de los cuales estaba digitalizado ni ordenado. El número de documentos crecería a más de 4,000 cuando terminó en 2012.

«El obispo Vera murió en 1881, y aunque se tardó mucho en iniciar el proceso de beatificación, la causa nunca decayó. Diría que su identidad religiosa, cultural y social en Uruguay no ha hecho más que crecer con el tiempo», dijo el obispo Sanguinetti a OSV News.

Además de las escuelas y edificios que llevan el nombre de Vera, uno de los barrios de Montevideo también lleva el nombre del obispo recién beatificado.

El obispo Sanguinetti no solo impulsó la causa de monseñor Vera, sino que aprovechó un viaje a Roma para presionar a un viejo amigo, el Papa Francisco, a quien conoció durante décadas como arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio.

«Estuve en Roma en junio de 2013, pocos meses después de que Bergoglio fuera elegido Papa Francisco. Le dije que estaba allí por Vera, y me respondió que estaba al tanto de la causa y de la importancia de Vera para Uruguay», relató.

El Papa Francisco declaró venerable al obispo Vera en 2015 y reconoció la milagrosa recuperación de la joven en diciembre de 2022.

El obispo Sanguinetti dijo que el obispo Vera es un referente importante para la Iglesia universal y que su beatificación contribuirá a ampliarla.

«Tiene una personalidad rica y compleja: inmigrante, trabajador rural e intelectual que se preocupó profundamente por todos los grupos sociales, pero con una opción preferencial por los pobres. Fue un misionero y un evangelizador, al que la gente consideraba un santo en vida», dijo.

– – –
Lucien Chauvin escribe para OSV News desde Montevideo, Uruguay.

Copyright © 2023 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter