Las cenizas están preparadas para su distribución el 26 de febrero de 2020 en la Catedral del Sagrado Corazón de Rochester. Las cenizas están preparadas para su distribución el 26 de febrero de 2020 en la Catedral del Sagrado Corazón de Rochester. (EMC file photo)

Vínculo con Dios da esperanza; fe señala más allá de tragedia

“Recuerda que eres polvo, y al polvo regresarás”.

Con estas palabras pronunciadas durante la ceremonia de imposición de cenizas del miércoles de ceniza, 17 de febrero de 2021, daremos inicio al tiempo penitencial de la Cuaresma en preparación para la gloriosa celebración de la Resurrección de Cristo de entre los muertos. Este año, la imposición de cenizas seguirá un método diferente de distribución debido a las precauciones de seguridad que requiere el coronavirus. Este método se describe en el cuadro que aparece a continuación.

Mientras contemplaba este mensaje que normalmente habla de las prácticas de penitencia de Cuaresma, no pude evitar reconocer las muchas penitencias que han soportado como resultado de la pandemia de coronavirus. El aislamiento, la incapacidad de visitar a los seres queridos, los sacrificios de todos los que sirven al público en los campos, agencias y programas médicos, científicos, educativos, de seguridad, de alimentación y de vivienda son solo algunas de las áreas que representan nuestro estado actual de gran sacrificio, que es la penitencia vivida positivamente en la forma de caridad y amor al prójimo.

También reconozco los sacrificios de nuestros sacerdotes, diáconos, religiosos, ministros laicos, personal y voluntarios que han trabajado tan diligentemente para mantener la llama de la fe ardiendo intensamente en nuestras parroquias. Siempre que he celebrado misas parroquiales, ceremonias diocesanas o los funerales de nuestros sacerdotes, noté que inmediatamente después de estas ceremonias, voluntarios que trabajaban con el personal de la parroquia limpiando y desinfectando bancos y otras áreas públicas. Y todos los protocolos para garantizar la seguridad estaban en su lugar.

Sí, hemos vivido y estamos viviendo una temporada de Cuaresma muy prolongada que nos ha exigido mucho. Nuestra respuesta puede allanar verdaderamente el camino para comprender la cruz, que presagió en Cristo crucificado la gloria de la Pascua, transformando las cenizas en vida, rescatándonos de la fragilidad de nuestra humanidad y otorgándonos la dignidad de ser llamados hijos e hijas de Dios. Ninguna crisis humana puede romper el vínculo entre Dios y su pueblo. Y mientras que al final de nuestra vida nuestros cuerpos mortales se convierten en polvo, nuestras almas siguen viviendo; el alma “es inmortal: no perece cuando se separa del cuerpo al morir, y se reunirá con el cuerpo en la Resurrección final” (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 366). El Señor Resucitado, Nuestro Salvador, “cambiará nuestro cuerpo humilde para que sea como Su cuerpo glorioso, en un cuerpo espiritual” (Ibídem, n. 999).

Es este vínculo entre Dios y su pueblo lo que le da a cada persona una verdadera esperanza. La esperanza es uno de los grandes mensajes de Cuaresma. La pandemia nos ha llevado a muchos momentos de silencio, pero en este silencio, ¿hemos hablado con Jesús? La Cuaresma es un tiempo de contemplación, un tiempo para redescubrir la unión del cielo y la tierra, el tiempo y la eternidad en Cristo. La Cuaresma nos ayuda a comprender cómo los acontecimientos de esta vida terrena siempre van acompañados de Jesús; nunca estamos solos. Una vez que comprendemos esto, tenemos motivos para tener esperanza; apreciamos que las limitaciones de esta vida se eliminan mediante la promesa de la vida eterna con Dios en el ámbito del cielo.

Al buscar razones para la esperanza, la Cuaresma nos hace plantear las preguntas más básicas. Mientras nos preparamos para celebrar la resurrección de Jesús, la promesa de la vida eterna, debemos preguntarnos: “¿Realmente creo en la vida eterna? ¿Vida sin fin en la presencia de Jesús?” En cada Santa Misa, en las oraciones de la iglesia y en nuestro credo, profesamos creer en “la resurrección de los muertos y la vida del mundo venidero”. Nuestra fe señala constantemente a lo que está más allá de los horizontes de esta vida.

Sin embargo, aunque profesamos creer en el credo de que Jesús “vendrá otra vez en gloria para juzgar a los vivos y a los muertos y su reino no tendrá fin”, la eternidad y el juicio de Dios sobre nuestras vidas pueden parecer muy alejados del momento presente. El cielo, la eternidad, la vida con Dios para siempre se vuelven conceptos vagos, menos reales, incluso una fantasía. Cantamos sobre el reino celestial, pero las palabras pueden dejar de tocar la mente, el corazón y el alma. Pero sin creer en esta última comunión con Dios, ¿cuál es nuestro destino? ¿No estábamos destinados a más de lo que este mundo puede dar? ¿Qué hay de las innumerables vidas perdidas en la guerra, la violencia, las enfermedades, la pobreza, los graves actos de inhumanidad? ¿Se sacrificaron las vidas de los santos mártires por un mito? Si realmente creemos en la resurrección de Cristo, entonces creemos que cada vida es preciada para Dios, quien puede transformar las tragedias de esta vida en la belleza de la vida eterna con Él. Ahora encontramos esperanza. El Papa Francisco nos dice: “No vivimos sin una meta y un destino. Jesús nos ha reservado un lugar en el cielo. Él asumió nuestra humanidad para llevarnos más allá de la muerte a un nuevo lugar en el cielo para que donde él está, también nosotros estemos. Dios nos ama; somos sus hijos. Fuimos hechos para el cielo, para la vida eterna, para vivir para siempre” (Mensaje del Ángelus, 10 de mayo de 2020).

El modo cómo naveguemos a través de esta pandemia está unido a nuestra fe, que brinda la fuerza y la valentía para llevar las cruces en nuestra vida y ayudar a otros a llevar sus cruces, viendo en nuestras cruces personales la esperanza de la Pascua. Es por eso que nuestras iglesias se han mantenido abiertas: para revelar la presencia de Jesús, para brindar alivio y consuelo, para eliminar el miedo y la ansiedad, para brindar esperanza. Para levantarnos de las cenizas y ver el resplandor de la vida eterna. ¡Entonces, y solo entonces, podremos gritar “Aleluya” el Domingo de Pascua!

Durante estos días, confiemos nuestra diócesis al cuidado de Nuestra Madre María, especialmente al celebrar este mes la Jornada Mundial del Enfermo. En su mensaje para este día, el Papa Francisco escribe: “La celebración de la XXIX Jornada Mundial del Enfermo el 11 de febrero de 2021, memorial litúrgico de la Santísima Virgen María de Lourdes, es una oportunidad para dedicar especial atención a los enfermos y a quienes les brindan asistencia y cuidado tanto en las instituciones de salud como en las familias y comunidades. Pensamos en particular en aquellos que han sufrido y continúan sufriendo los efectos de la pandemia mundial de coronavirus. A todos, y especialmente a los pobres y marginados, les expreso mi cercanía espiritual y les aseguro la amorosa preocupación de la Iglesia”.

Unido a ustedes en oración mientras estamos ante el umbral de la Cuaresma, quedo,

Devotamente suyos en Cristo,

Reverendísimo

Salvatore R. Matano

Obispo Rochester

Copyright © 2021 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter