People sit on a stage El presidente colombiano Gustavo Petro y el representante de los rebeldes del Ejército de Liberación Nacional Pablo Beltrán asisten a un evento con negociadores de paz de ambas partes, durante el inicio de un alto el fuego de seis meses, en Bogotá el 3 de agosto de 2023. En la foto, sexto por la derecha, el obispo Héctor Fabio Henao, quien lidera Delegación para las Relaciones Iglesia – Estado de la delegación de la Conferencia Episcopal de Colombia. (Foto de OSV News/Vannessa Jimenez, Reuters)

En Colombia, sacerdotes y laicos ayudarán a monitorear el alto al fuego

BOGOTÁ, Colombia (OSV News) — La Conferencia Episcopal de Colombia ha acogido con satisfacción el inicio de un alto al fuego de 180 días entre el ejército de la nación y la mayor guerrilla en armas que queda en el país, y comenzó a capacitar a docenas de sacerdotes y trabajadores laicos de diferentes partes del país sobre cómo ayudar a monitorear la tregua.

En un comunicado publicado el 10 de agosto, la conferencia episcopal dijo que 31 representantes de 18 diócesis diferentes fueron informados sobre los detalles del cese al fuego y el derecho internacional humanitario. El grupo también debatió los métodos más adecuados para informar de las violaciones del alto el fuego.

«Es una oportunidad para que nosotros, los delegados de los señores obispos, podamos llevar todo este conocimiento a los territorios», dijo el padre Jairo Alberto Rave, de la diócesis de Barrancabermeja, «para que podamos brindar un aporte importante» al proceso de paz.

El alto al fuego comenzó el 3 de agosto y pretende facilitar las conversaciones de paz entre el gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), un grupo rebelde de orientación marxista, que cuenta con unos 2.000 a 5.000 combatientes y que tiene especial influencia en el oeste de Colombia y a lo largo de su frontera oriental con Venezuela.

Se trata del cese al fuego más prolongado entre el gobierno colombiano y el ELN, y forma parte de los planes del presidente Gustavo Petro para pacificar las zonas rurales del país que siguen afectadas por la violencia de los grupos rebeldes y los cárteles de la droga que no formaron parte del acuerdo de paz de 2016 entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC.

La Iglesia Católica ha estado presente en las conversaciones de paz a través del obispo Héctor Fabio Henao, que dirige la delegación de la Conferencia Episcopal de Colombia para las relaciones entre la Iglesia y el Estado.

En una entrevista concedida la semana pasada a la emisora pública Señal Colombia, el obispo Henao afirmó que la misión de la Iglesia será acompañar a las comunidades afectadas por el conflicto armado. La Iglesia también quiere asegurarse de que sus quejas y preocupaciones lleguen a un equipo de verificación que está formado por delegados del ELN, el ejército y las Naciones Unidas, y que se encargará de registrar los incumplimientos del alto el fuego y llevar los informes a los negociadores.

«Nuestra función será acompañar a las comunidades para ser el puente y que la información fluya correctamente», dijo el obispo Henao.

En virtud del alto el fuego, los rebeldes del ELN y los militares se han comprometido a dejar de atacarse mutuamente. Pero también han dicho que cumplirán el derecho internacional humanitario, lo que significa que deben dejar de atacar a civiles.

Se sabe que el ELN ha secuestrado a civiles para pedir rescate, y también ha amenazado de muerte a líderes de derechos humanos y políticos locales que han criticado al grupo por reclutar a menores, cobrar impuestos a las empresas locales, volar oleoductos y sacar tajada del tráfico de cocaína.

En Arauca, una provincia productora de petróleo a lo largo de la frontera de Colombia con Venezuela, los defensores de derechos humanos dijeron a OSV News que se sentían optimistas sobre la tregua, y esperaban que condujera a un acuerdo de paz que beneficiara a toda la población de la región.

«Un diálogo, una negociación no solo debe definir la suerte de quienes se alzaron en armas», dijo Older Cáceres, ex diputado de Arauca que ahora trabaja para un grupo humanitario llamado Alianza para la Paz y el Desarrollo Arauca. Las conversaciones «deben generar oportunidades para lograr un desarrollo integral y sostenible en la región».

Hasta ahora, el ELN no ha sido claro sobre lo que pretende obtener a cambio de dejar las armas. Pero el grupo ha insinuado que quiere ver cambios en el sistema electoral colombiano y que también presionará para que se nacionalicen los campos petrolíferos de Colombia.

Durante un reciente acto organizado para conmemorar el inicio del alto el fuego, el principal negociador de los rebeldes, Pablo Beltrán, declaró que quería que el gobierno diera prioridad al gasto en programas sociales frente al pago de las deudas a los acreedores extranjeros.

Aunque el alto el fuego ha sido bien acogido por activistas de derechos humanos y líderes de la Iglesia católica, también ha sido rechazado por algunos segmentos de la sociedad colombiana.

En julio, miles de personas se manifestaron en Bogotá para protestar contra las políticas de seguridad del presidente Petro, incluido el alto al fuego.

Entre el grupo había muchos policías y militares retirados, y algunos de ellos señalaron que otros grupos rebeldes han utilizado ceses del fuego en el pasado para ahorrar dinero, comprar más armas y volver a la guerra, una vez que no estaban satisfechos con lo que se les ofrecía en las conversaciones de paz.

«Hay que ser más duros con los terroristas», dijo Cristian Arias, un oficial de policía retirado. «(El presidente) Petro les está dando demasiadas ventajas».

Mientras comienza el alto el fuego, algunas zonas del país siguen sufriendo la violencia.

A principios de agosto, más de 1.000 personas tuvieron que huir de sus aldeas en el municipio de Samaniego, para escapar de los combates entre el ELN, y un grupo rezagado de las FARC que no se unió al acuerdo de paz de 2016. El actual alto el fuego no impide que el ELN luche contra otros grupos rebeldes.

Los obispos de la provincia de Nariño, donde se encuentra Samaniego, reaccionaron al incidente.

«Rechazamos la sangre derramada de tantas personas en las últimas semanas en varias zonas de esta sufrida región», dijeron los obispos — de las Diócesis de Tumaco, la Diócesis de Ipiales y la Diócesis de Pasto — en un comunicado publicado el 7 de agosto. «Rechazamos los actos de atropello que afectan directamente a la población civil en los territorios con presencia de grupos armados».

Más de 450.000 personas han sido asesinadas en casi 60 años de conflicto armado en Colombia.


Manuel Rueda escribe para OSV Noticias desde Bogotá, Colombia.

Copyright © 2024 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.


No, Thanks


eNewsletter