Asociación con PathStone provee entrenamiento de trabajo

ROCHESTER — Shantresia Nix no cree que estaría empleada ahora si no fuera por un programa de entrenamiento de trabajo formado por una asociación entre la Corporación PathStone y Monroe Community College (MCC).

"Yo estaría en el primer escalón", dijo Nix durante la semana final del programa que tiene lugar en el laboratorio de construcción del segundo piso del Edificio de la Torre de Sibley que pertenece a Wilmorite, y donde se encuentra también el campus Damon de MCC de la ciudad. "O estaría llenando solicitudes o tratando de obtener un trabajo para poder pagar la comida."El programa hizo una diferencia".

Nix, de Rochester, fue una de los 12 participantes del programa de 13 semanas de Pathways para Salir de la Pobreza. El programa fue financiado por dos subvenciones que sumaron $8 millones que fueron otorgados por el Departamento del Trabajo de los EE.UU. en el 2010 para servir a residentes de pocos ingresos de Nueva York, Pensilvania y Puerto Rico, explicó Noemí Alvarado, deputada de entrenamiento y de empleo de PathStone. El programa está diseñado para estudiantes que han abandonado los estudios de secundaria, residentes de Rochester desempleados y prisioneros recién soltados. Además de entrenamiento en la construcción, los participantes también reciben referencias y servicios para ayudarlos a encontrar empleo, dijo Alvarado.

Los participantes obtienen una acreditación reconocida por el Instituto de Fabricantes de Casas y la Asociación Nacional de Fabricantes de Casas, dijo Thomas Fitch, director de programas para desarrollo de las fuerzas laborales de MCC. También reciben un entrenamiento de 10 horas de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional.

"Todo forma parte de los esfuerzos para la protección del ambiente", comentó Fitch.

Estos participantes confrontan barreras adicionales para encontrar trabajo, entre ellas no tener autos ni licencias de conducir, dijo Alvarado.

"Tenemos que encontrar la manera de que si encuentran trabajo, también tengan transporte", añadiendo que los miembros de PathStone hasta han provisto el transporte cuando ha sido necesario.

"Nos hemos convertido en personas muy creativas", dijo ella.

Max Cherry de Rochester dijo que los pases para los autobuses provistos por PathStone le han ayudado mucho porque su nuevo empleador, Beechwood Development, tiene propiedades por todo Rochester.

Cherry y Nix estaban aprendiendo las reglas básicas de la albañilería en su último día en el programa, el 13 de julio, mientras construían un muro de ladrillos con el instructor Jim Ellison. Durante las 200 horas de entrenamiento, los participantes también aprendieron electricidad, plomería, construir, medir con precisión, usar cartón yeso y proteger el exterior, explicó Fitch.

El muro de ladrillos se tumbará más tarde para volver a usar los materiales con otros estudiantes, añadió Ellison. Gran parte de la instrucción se concentra en el uso eficiente de la energía, ya sea solar o de viento. Una discusión sobre la fractura hidráulica, un proceso controversial que usa agua para fracturar esquisto y liberar gas, fue la primera vez que la mayoría de los participantes oían del tópico, dijo Ellison.

"Pero lo que más les gustó fue el trabajo práctico" observó él.

Los instructores de MCC proveen todo el entrenamiento en el laboratorio de construcción, que estaba ocupado antes por el Departamento de Autos, dijo Fitch. El programa ahora usa solo 4,500 pies cuadrados del espacio de 16,000 pies cuadrados, dijo él. Dos grupos de estudiantes comenzarán una nueva sesión en agosto.

Cherry oyó del programa de entrenamiento de trabajo, que completó a mediados de julio, por un amigo. Él había estado desempleado por un año porque su antiguo empleador se mudó fuera de Rochester. Él dijo que estaba agradecido de haber encontrado una opción viable de trabajo.

Además de darle el entrenamiento y una referencia, los empleados de PathStone lo ayudaron a obtener una dirección de correo electrónico y a preparar un résumé.

"Yo no se usar las computadoras", dijo Cherry, quien trabajó 11 años como operador de máquinas y 20 años como mecánico de insulasión, antes de pasar un tiempo en la cárcel. "He pasado por muchas experiencias"

Esta experiencia fue algo nuevo para Nix, que trabajó por 7 años cuidando niños antes de decidir cambiar de carrera. Nix, que tiene 25 años, se graduó de la escuela de secundaria Churchville-Chili y fue a MCC.

"Todos le sacamos muy buen provecho", dijo Cherry del programa.

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter