Un grupo de jóvenes migrantes centroamericanos camina por una carretera en Palenque, México, el 28 de marzo de 2021, en rumbo a buscar asilo en los Estados Unidos. Un grupo de jóvenes migrantes centroamericanos camina por una carretera en Palenque, México, el 28 de marzo de 2021, en rumbo a buscar asilo en los Estados Unidos. (Foto CNS por Carlos Jasso/Reuters)

Aumento de personas en la frontera llena refugios, dice pastoral de migrantes

PALENQUE, México (CNS) — La pastoral de migrantes de los obispos mexicanos dice que la gente está llegando a la frontera entre México y Estados Unidos con ilusiones de entrar fácilmente a Estados Unidos, pero se arriesgan a ser enviados a México.

En una declaración de cuatro páginas publicada el 26 de marzo, la pastoral de migrantes dijo que la situación está creando atascos en la frontera norte ya que los emigrantes, animados por relatos sobre posibles cambios en la política estadounidense, no pueden solicitar asilo político y recurren a cruzar ilegalmente a los Estados Unidos. 

La avalancha de migrantes a través de México ha puesto a tope a los albergues gestionados por la Iglesia Católica, los cuales están funcionando con capacidad limitada debido a las precauciones por el COVID-19. Los donativos han bajado debido a la pandemia, decía la declaración. 

“Miramos con optimismo las nuevas políticas migratorias que están siendo puestas en vigor por el presente gobierno de los Estados Unidos”, dice la declaración, firmada por el obispo José Guadalupe Torres Campos, de Ciudad Juárez, que supervisa la pastoral migratoria. 

“Sabemos que estos procesos llevan tiempo… y esperamos que los legisladores ratifiquen las políticas propuestas por el presidente Joe Biden”, dice la declaración. “Pero estas políticas han provocado demasiado optimismo entre la población migrante que tienen la esperanza de poder entrar pronto en los Estados Unidos, y se están movilizando en diversos países, especialmente Centro América y México”. 

Un número constantemente creciente de inmigrantes—incluyendo a muchos menores no acompañados—están llegando a los Estados Unidos, a pesar de que la administración Biden ha dicho a los migrantes deben quedarse en casa por un tiempo, y dice que se están deportando a adultos solteros y familias. 

Los menores no acompañados no están siendo deportados, dijo Biden a los periodistas en una conferencia de prensa. Pero tampoco lo están muchas familias, según el Washington Post, que informaba de que 60% de los “grupos familiares”—compuestos por al menos un padre y un hijo—detenidos por los funcionarios estadounidenses se están quedando en los Estados Unidos. 

Algunas familias detenidas en puntos de partes de la frontera no pueden regresar a México ya que México no tiene espacio para albergarlos, una consecuencia de una nueva ley que prohíbe que haya niños detenidos en centros de detención mexicanos. 

La pastoral de los obispos dijo que el gobierno no había “contemplado con anterioridad los espacios para albergar a menores no acompañados o familias con menores” antes de cambiar su ley. Los oficiales de migración mexicanos regularmente piden a los albergues que admitan a menores y familias, “sin ningún apoyo por parte del gobierno federal quien tiene la responsabilidad directa”, según la declaración.  

La escasez de espacio para menores es tan severa que la hermana Pascuala Chávez Medina, coordinadora de un albergue de migrantes en Palenque, en el estado sureño de Chiapas, dice que recibe llamadas desde tan lejos como la Ciudad de México de parte de oficiales de inmigración buscando donde alojar a niños migrantes. 

“Les digo que no hay espacio y ni tenemos la estructura necesaria para tener adolescentes sobre todo que son los que están en situación de riesgo”, dijo la hermana Pascuala, una de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl que atiende a migrantes en tránsito por Palenque. 

El albergue de Palenque se ha llenado regularmente hasta el punto de que muchos viajeros varones que van solos se ven forzados a dormir fuera en las aceras y solamente reciben comidas y asistencia limitada. 

“Los únicos que pueden entrar son mujeres, menores de edad y enfermos. Esos si tienen la prioridad”, dijo la hermana Pascuala, añadiendo que, desde mediados de marzo, el número de familias que llega ha bajado por razones que no puede explicar. 

Muchos de los migrantes que llegan a los albergues en México dicen huir de la pobreza, la violencia, y el resultado de dos huracanes que han destruido Centroamérica. 

También existe la idea en Centroamérica de que “el ingreso (a EE.UU.) es muy sencillo, sobre todo si vienen con familias”, dijo Alberto Xicotencatl, director del albergue de migrantes en Saltillo, al norte de México, donde calcula que el flujo de migrantes es de cuatro veces la cifra normal. 

La declaración de la pastoral de migrantes dice que “los traficantes de personas engañan a los migrantes, asegurándoles que si pueden entrar a Estados Unidos y solicitar asilo, cosa que no es cierta”.

“Es una estrategia que emplean… para tener más clientes.”

Con migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos en cifras récord, la administración Biden está recurriendo a una antigua táctica: pedir a México que haga el papel de impositor de las reglas. 

Por primera vez durante la pandemia, el 19 de marzo, México anunció restricciones de viaje en su frontera sur debido al COVID-19. El mismo día, reveló un trato con los Estados Unidos para recibir 2.7 millones de dosis de la vacuna AstraZeneca, algo que los líderes de ambos países calificaron como no relacionado con acción alguna contra los migrantes. 

La pastoral de migrantes dijo que la coincidencia en el tiempo era “sospechosa”. 

El incremento de restricciones, dijo el ministerio de migrantes, “ha aumentado considerablemente el tráfico de personas por parte de grupos del crimen organizado, se constata el aumento de la presencia de coyotes y halcones que buscan captar migrantes para su negocio (tales como el sexo) o para secuestrarlos”.

Copyright © 2022 Catholic News Service, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter