Refugiados venezolanos caminan por una calle en Arauquita, Colombia, el 5 de abril de 2021 tras huir de su país debido a una ofensiva militar. Grupos de iglesias en Colombia se están movilizando para apoyar a miles de refugiados venezolanos que recientemente huyeron de una ofensiva militar y ahora están atrapados en la remota ciudad fronteriza colombiana. Refugiados venezolanos caminan por una calle en Arauquita, Colombia, el 5 de abril de 2021 tras huir de su país debido a una ofensiva militar. Grupos de iglesias en Colombia se están movilizando para apoyar a miles de refugiados venezolanos que recientemente huyeron de una ofensiva militar y ahora están atrapados en la remota ciudad fronteriza colombiana. (Foto CNS por Reuters)

Católicos colombianos se movilizan para ayudar a refugiados venezolanos

BOGOTÁ, Colombia (CNS) — Grupos católicos de iglesias en Colombia se están movilizando para apoyar a miles de refugiados venezolanos que recientemente huyeron de una ofensiva militar y están atrapados en una remota ciudad fronteriza colombiana.

Más de 5,000 personas se encuentran en refugios en Arauquita mientras los combates entre el ejército venezolano y los grupos rebeldes que trafican cocaína continúan a pocos kilómetros de distancia en el estado venezolano de Apure.

Los refugiados han acusado al ejército venezolano de arrestar a personas sin orden judicial y saquear viviendas, mientras intentan desarraigar a un grupo de rebeldes. Los refugiados también tienen miedo de quedar atrapados en el fuego cruzado. Desde que comenzaron los combates a fines de marzo, nueve rebeldes y ocho soldados han muerto, según el gobierno venezolano, que envió tanques y aviones de combate a la zona.

“Salimos a la media hora de ver los aviones, porque temíamos que nos cayeran bombas”, dijo un refugiado de la localidad venezolana de La Victoria, quien quiso ser identificado solo como Gabriel.

Agarró un barco y cruzó el río con su esposa y sus dos hijas, desembarcando en Arauquita.

“Hemos tenido vecinos cuyas casas han sido asaltadas, y mi esposa no quiere que regresemos porque teme que los soldados puedan agarrarme”, dijo Gabriel a una cadena de televisión local, VPI.

En Arauquita, que tiene una población de 30,000 habitantes, el gobierno del departamento de Arauca declaró el estado de emergencia para acelerar la recaudación de fondos para los refugiados.

Laureano Daza, director de Cáritas en Arauca, dijo que una escuela, un gimnasio local de baloncesto y un campo de fútbol en Arauquita se han convertido en refugios que albergan a unas 700 personas. Daza dijo que el resto de los refugiados se quedan en hogares locales.

“La gente está mostrando mucha solidaridad”, dijo. “Pero también hay mucho hacinamiento”.

Daza dijo que no se sabe cuándo terminarán los combates o cuándo será lo suficientemente seguro para que las familias desplazadas regresen a Venezuela.

Dijo que Cáritas ha ayudado a unas 600 personas con alimentos y kits de uso personal que incluyen mascarillas, cepillos de dientes, jabón y suministros sanitarios para mujeres, que en ocasiones escasean en Venezuela.

Este apoyo se ha entregado principalmente a familias que huyen a poblados colombianos a lo largo del río Arauca, que marca la frontera entre ambos países. En Arauquita, la Agencia de la ONU para los Refugiados y el Programa Mundial de Alimentos brindan apoyo a los refugiados recién llegados.

En Bogotá, el obispo Héctor Fabio Henao, director de Cáritas Colombia, pidió una mayor solidaridad con este grupo de refugiados y pidió a las personas que donen a un fondo de la iglesia para los migrantes venezolanos.

“Estas son personas que necesitan protección internacional”, dijo el obispo Henao en una entrevista publicada en el sitio web de la conferencia de obispos.

Más de 5 millones de personas han abandonado Venezuela desde 2015 debido a la implosión de la economía del país tras años de mala gestión que ha provocado escasez de alimentos, hiperinflación y los salarios más bajos de América Latina.

Colombia ha recibido alrededor de un tercio de estos migrantes y refugiados, y su gobierno aprobó recientemente una ley que dará permisos de trabajo, acceso a atención médica y un camino hacia la residencia permanente a 1 millón de venezolanos que actualmente se encuentran indocumentados.

Pero solo los venezolanos que llegaron a Colombia antes de marzo, o que ingresan al país legalmente, son elegibles para la protección.

Daza dijo que la situación en Arauquita presentará a los funcionarios una nueva serie de desafíos.

“Algunos de estos refugiados querrán establecerse en Colombia ahora y quedarse con familiares en otras partes del país”, dijo Daza. “Necesitarán ayuda con el transporte para llegar” y con la documentación.

Por varios años, la zona de Arauquita ha sido disputada por grupos rebeldes que transportan drogas y tienen presencia en ambos lados de la frontera.

El ministro de Defensa de Colombia dijo que los combates se están produciendo porque el ejército venezolano ha decidido expulsar a uno de estos grupos fuera del área, con el fin de entregar el control de las rutas locales del narcotráfico a un grupo liderado por Iván Márquez, un rebelde colombiano que abandonó un Acuerdo de Paz de 2016 con el gobierno de Colombia.

El gobierno socialista de Venezuela niega que esté estableciendo alianzas con los rebeldes y dice que Colombia tiene la culpa de la violencia porque no está haciendo suficiente para desmantelar los grupos armados en su lado de la frontera.

El ministro de Defensa de Venezuela dice que su país está luchando contra terroristas que “cuentan con el apoyo de Colombia y la CIA”.

Copyright © 2021 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter