A woman prays outside the Basilica of Our Lady of Guadalupe during the annual pilgrimage in her honor in Mexico City Dec. 11, 2019. Una mujer reza frente a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en Ciudad de México el 11 de diciembre de 2019, durante la peregrinación anual en honor a su fiesta, el 12 de diciembre. (Foto CNS por Carlos Jasso/Reuters)

Concluye el último sínodo regional en latinoamerica

MONTEVIDEO, Uruguay (OSV News) — América Latina concluyó a principios de marzo el proceso sinodal continental de la Iglesia, tras casi un mes de reuniones que congregaron a representantes de la región más católica del mundo.

A diferencia de otros continentes, cada uno de los cuales celebró una sola asamblea, América Latina dividió el proceso en cuatro reuniones. México y Centroamérica celebraron la primera reunión a mediados de febrero en El Salvador. Siguieron los países del Caribe, reunidos en la República Dominicana; los países de la región andina se reunieron en Ecuador y, por último, los países del Cono Sur, incluidos Uruguay, Argentina y Chile, celebraron la última reunión. Celebrada en Brasilia, la capital brasileña, concluyó el 10 de marzo.

«Fuimos la cuarta pata de la mesa regional. Las conclusiones de cada zona se sintetizarán ahora en un documento y se enviarán a Roma como instrumento para el sínodo de octubre», dijo a OSV News el padre Matías Taricco, vicesecretario ejecutivo de la Conferencia Episcopal Argentina.

La fase continental del sínodo ha viajado por todo el mundo con sesiones en Europa, Oceanía, Norteamérica, Asia, África y Oriente Medio en febrero y marzo.

Si bien cada subregión latinoamericana se centró en el tema general de la fase continental del sínodo — «ensancha el espacio de tu tienda» (Is 54:2)—dichas regiones examinaron distintos temas que están moldeando la Iglesia en América Latina y el Caribe y que se plantearon durante la fase de escucha del proceso sinodal.

La crisis de Nicaragua ocupó un lugar central en la reunión de México y Centroamérica, que comenzó en la catedral de San Salvador (El Salvador). Allí descansan los restos de San Óscar Romero, arzobispo mártir de San Salvador.

El arzobispo fue asesinado en 1980 por criticar al gobierno militar de El Salvador. Se establecieron paralelismos con el obispo Rolando Álvarez, de Matagalpa, Nicaragua, crítico del gobierno nicaragüense que fue condenado a 26 años de prisión el 10 de febrero.

El obispo Álvarez se negó a abandonar Nicaragua en una deportación masiva ordenada por el régimen del presidente Daniel Ortega a principios de febrero, antes de su condena. Desde entonces ha sido trasladado a una prisión de máxima seguridad y no tiene contacto con el mundo exterior.

El 13 de marzo, el gobierno nicaragüense pidió a la Santa Sede el cierre de sus respectivas misiones diplomáticas. «No se trata de una ruptura de relaciones, como han informado los medios de comunicación», informó Vatican News.

Al Papa Francisco se le preguntó por la situación en Nicaragua hablando con un medio de comunicación en español, Infoabe; la entrevista fue publicada el 10 de marzo. Respondiendo a las preguntas sobre Mons. Álvarez, el Papa Francisco dijo que «Ahí tenemos un obispo preso, un hombre muy serio, muy capaz. Quiso dar su testimonio y no aceptó el exilio». El Papa añadió que «Es una cosa que está fuera de lo que estamos viviendo, es como si fuera una dictadura comunista de 1917 o la hitleriana del 35».

Calificando la dictadura de «grosera», el Papa llamó a Ortega desequilibrado.

El arzobispo de Trujillo, Perú, Mons. Miguel Cabrejos, presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), publicó una carta abierta antes del Sínodo subregional apoyando a Mons. Álvarez y a otros detenidos en Nicaragua.

Escribiendo en nombre del CELAM, Mons. Cabrejos dijo el 11 de febrero que, en estos momentos tan difíciles, «ofrezco mi solidaridad, cercanía y oraciones con y por el pueblo de Dios y sus pastores».

La reunión en el Caribe se centró en las poblaciones afrocaribeñas y el papel de las mujeres y los jóvenes en la Iglesia, mientras que la región andina — Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela – se enfocó en los pueblos indígenas y el medio ambiente, dos temas en los que ha insistido el Papa Francisco a lo largo de su pontificado, especialmente en sus visitas a estos países.

La última reunión en Brasil, en la que participaron Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, abordó los temas de la mujer (la reunión coincidió con el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo) y de cómo el Papa Francisco ha cambiado la Iglesia. La Iglesia conmemoró el décimo aniversario de la elección de Francisco el 13 de marzo.

La hermana uruguaya Rosina Thevenet, Hija de María Auxiliadora, dijo que la reunión subrayó la necesidad de escuchar el llamado del Papa de que la Iglesia no puede quedarse quieta.

«Discutimos lo que significa ‘ampliar la tienda’. Es un cambio de mentalidad, de corresponsabilidad y de participación del pueblo de Dios. Significa transparencia en la Iglesia, no sólo en términos económicos, sino en toda la Iglesia, desde las actividades cotidianas en una parroquia hasta la cúspide», dijo la hermana Rosina a OSV News.

«Yo diría que estamos en un momento Kairós. Es un momento para escuchar, pero también para dialogar y discernir», dijo la hermana Rosina, una de las 19 personas de la delegación uruguaya que asistió a la asamblea.

Blanca Palacios, una laica que dirige la comisión pastoral en la conferencia episcopal paraguaya, dijo que lo que se ha llevado del proceso sinodal ha sido el impacto de la conversación espiritual que el Papa Francisco ha enfatizado. «La conversación espiritual significa una Iglesia más participativa. Una Iglesia que camina junta y toma decisiones basada en la escucha activa», dijo.

Palacios, uno de los 14 representantes de Paraguay que asistieron a la reunión, dijo que la conversación espiritual es una forma de abordar temas comunes, incluido el clericalismo en la Iglesia.

«El sínodo tendrá que abordar el clericalismo y la jerarquía si queremos una iglesia que refleje el pueblo de Dios del Vaticano II», dijo.

El Padre Taricco, uno de los más de 40 representantes de la delegación argentina, dijo que la contribución de su país versaba sobre el concepto de una Iglesia sinodal.

Dijo que desde la primera «fase de escucha» del sínodo, Argentina ha insistido en la necesidad de revisar la gestión institucional de la Iglesia y repensar la gobernanza. «Creemos en nuevas formas de gestión que no sean unipersonales, sino colectivas y participativas», dijo.

El padre Taricco dijo que una Iglesia sinodal debe plantearse nuevos ministerios, nuevas formas de servicio y de autoridad. «Esto significa hablar del lugar de la mujer, del papel de la comunidad LGBQT+ y de cómo recibimos a los demás, ampliando la tienda a los que han abandonado la Iglesia», dijo. «Se trata de la promesa de Dios».


Lucien Chauvin escribe para OSV news desde Montevideo, Uruguay.

Copyright © 2024 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter