Una estatua frente a un edificio universitario. Una estatua del arzobispo de Baltimore John Carroll, el primer obispo católico en los Estados Unidos y fundador de la Universidad de Georgetown, se ve en el recinto de Washington de la escuela dirigida por los jesuitas el 3 de marzo de 2022. La Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó el 29 de junio que las instituciones de educación superior ya no pueden tener en cuenta la raza para la admisión. (Foto OSV News/foto de archivo CNS de Chaz Muth)

Corte anula las políticas de admisión de acción afirmativa

WASHINGTON — La Corte Suprema dictaminó el 29 de junio que las instituciones de educación superior ya no pueden tener en cuenta la raza para la admisión, una decisión histórica que anula el precedente anterior respaldado por muchas universidades y colegios católicos.

Dentro de la educación superior, la acción afirmativa se refiere a las prácticas de admisión que pretenden aumentar la cantidad de estudiantes admitidos de grupos históricamente marginados, como los estudiantes negros e hispanos. Los colegios y universidades que toman en cuenta la raza han argumentado que hacerlo es solo un factor en un proceso de admisión más amplio, que también incluye las calificaciones de los estudiantes, los puntajes de las pruebas y las actividades extracurriculares.

Los partidarios de las políticas de acción afirmativa argumentan que ayudan a abordar el impacto duradero del racismo en la sociedad estadounidense. Los opositores, sin embargo, dicen que las políticas de admisión basadas en la raza perjudican a los estudiantes que deberían ser juzgados solo por sus méritos como estudiantes, y algunos argumentan que los estudiantes asiático-americanos fueron rechazados de manera desproporcionada a favor de los solicitantes blancos, negros e hispanos.

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, escribió la opinión mayoritaria de 6-3, argumentando que los programas de admisión en la Universidad de Harvard y la Universidad de Carolina del Norte violaron la cláusula de igual protección de la Constitución en un fallo que trata sobre las políticas de acción afirmativa en esas instituciones.

«Los programas de admisión de Harvard y UNC no pueden reconciliarse con las garantías de la Cláusula de Igual Protección», escribió Roberts. «Ambos programas carecen de objetivos suficientemente enfocados y medibles que justifiquen el uso de la raza, inevitablemente emplean la raza de manera negativa, involucran estereotipos raciales y carecen de puntos finales significativos. Nunca hemos permitido que los programas de admisión funcionen de esa manera, y no lo haremos así hoy.»

En una disidencia, la jueza Ketanji Brown Jackson argumentó que sus colegas estaban «haciendo retroceder el reloj» al poner fin de manera efectiva a la acción afirmativa.

«Con la insensibilidad de dejarles comer pastel, hoy, la mayoría tira de la cuerda y anuncia ‘daltonismo para todos’ por decreto legal», escribió Jackson, quien es afroamericana. Agregó: «Pero considerar que la raza es irrelevante en la ley no significa que lo sea en la vida».

«La historia habla», escribió Jackson.

«De alguna forma, se puede escuchar para siempre», agregó. «Las brechas basadas en la raza que se desarrollaron por primera vez hace siglos son ecos del pasado que todavía existen hoy. Según todos los informes, todavía son evidentes».

En declaraciones del 29 de junio desde la Casa Blanca, el presidente Joe Biden dijo: «Hoy, la corte una vez más se alejó de décadas de precedentes».

“La corte ha terminado efectivamente con la acción afirmativa en las admisiones universitarias, y estoy totalmente en desacuerdo con la decisión de la corte”, dijo Biden.

Biden, el segundo presidente católico de la nación afirmó que muchos estadounidenses «creen erróneamente» que la acción afirmativa permitía la admisión de estudiantes no calificados en lugar de estudiantes calificados. «Así no es como funcionan las admisiones universitarias», dijo.

Más bien, las universidades establecen estándares de admisión, y cada estudiante debe cumplir con esos estándares. Luego, y solo entonces, después de cumplir primero con los requisitos requeridos por la escuela, las universidades analizan otros factores además de sus calificaciones, como la raza. «

En un tuit elogiando una opinión mayoritaria concurrente del juez Clarence Thomas, el senador Marco Rubio, republicano por Florida, dijo que la decisión del tribunal superior «es la correcta».

«Los estudiantes deben ser juzgados por sus méritos, no por el color de su piel», escribió Rubio, quien es católico.

En su opinión, Thomas, que es afroamericano y católico, escribió: «Aunque estoy dolorosamente consciente de los estragos sociales y económicos que han sufrido mi raza y todos los que sufren discriminación, mantengo la esperanza de que este país estará a la altura» de sus principios tan claramente enunciados en la Declaración de Independencia y la Constitución de los Estados Unidos: que todos los hombres son creados iguales, son ciudadanos iguales y deben ser tratados por igual ante la ley».

En un comunicado, la Asociación de Colegios y Universidades Católicas, que se describe a sí misma como la voz colectiva de la educación superior católica de EE. UU., dijo que el fallo del tribunal superior es «más que decepcionante, ya que ignora los efectos más que aparentes del racismo continuo en nuestra sociedad.»

“Al hacerlo, socava el trabajo que la educación superior ha asumido voluntariamente durante muchas décadas para ser una solución en una sociedad que brinda muy pocas soluciones para este mal social”, dijo el comunicado.

La asociación dijo que sus miembros seguirían la enseñanza social católica y, dentro de los límites de la decisión, «continuarían creando caminos por los cuales aquellos en la sociedad que no tienen la oportunidad la encuentren en nuestras instituciones».

En un comunicado, Reynold Verret, presidente de la Universidad Xavier de Luisiana en Nueva Orleans, la única universidad históricamente negra y católica en los EE. UU., dijo que el resultado probable del fallo «será una disminución en la representación de los estudiantes subrepresentados en muchas universidades».

«A lo largo de la historia de esta nación hasta el día de hoy, la igualdad de oportunidades y acceso a la educación no se ha brindado a todos los estadounidenses», dijo Verret. “Esto empobrece a la nación al privarla del talento manifiesto en la mente de tantos. Ahora es el momento al que estamos llamados a imaginar un camino a seguir que asegure la equidad y la justicia”.

En un comunicado, Eduardo Peñalve, presidente de la Universidad de Seattle, una institución jesuita de educación superior, dijo que el «compromiso con la diversidad de la universidad es intrínseco a nuestra misión».

«Este entendimiento adquiere un significado adicional a la luz del decepcionante fallo de hoy de la Corte Suprema de los EE. UU. sobre la acción afirmativa, que probablemente obstaculizará la capacidad de muchas universidades para lograr un cuerpo estudiantil diverso», dijo Peñalve. Explicó que la universidad «continuará utilizando todas las herramientas compatibles con la ley para crear y mantener una comunidad académica diversa e inclusiva».

Copyright © 2024 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter