Eduardo Navarro, antiguo presidente de RHBA

CHILI — Eduardo Navarro, antiguo presidente de la Asociación de Negocios Hispanos de Rochester, falleció el primero de abril, 2010, después de una batalla de un año contra el cáncer. Él tenía 60 años.

Navarro se mudó a Rochester con sus padres y cuatro hermanos cuando tenía 12 años y no sabía una palabra de inglés, dijo Grace Tillinghast, la actual presidenta de la asociación de negocios. Navarro logró el éxito como hombre de negocios y se convirtió en dueño de las Industrias EIC, una compañía de electrónica, añadió ella.

"Fue un triunfo… (la realización) del sueño americano", comentó ella.

Tillinghast conoció a Navarro hace 15 años en una conferencia de la Administración de Negocios Pequeños, pero sintió como si ya lo conociera, dijo ella. A través de su trabajo en la División Internacional de la Compañía Eastman Kodak, Tillinghast había conocido al padre de Navarro, también llamado Eduardo, y había oído mucho sobre la familia, incluyendo como se habían escapado del régimen de Fidel Castro en Cuba a principios de la década del 1960.

"Es una familia muy linda, de mucha fe", dijo ella. "Tienen un sentido de amistad que si uno necesita algo los puede llamar, puede pasar por la casa como si uno fuera familia".

Hace unos cuatro años, Navarro le pidió a Tillinghast que tomara un papel más activo en la asociación que ella había ayudado a fundar, dijo ella. Ella sirvió como la mano derecha de Navarro, ayudándolo con todas sus presentaciones y escribiendo artículos y cartas a nombre de la asociación, dijo Tillinghast. En la celebración del 20o aniversario del grupo el otoño pasado, Navarro le pasó la batuta a Tillinghast.

Ella dijo que Navarro, que había servido cuatro años como presidente de RHBA y que había sido nombrado Hombre de Negocios Hispano del Año en el 2000, fue una gran ayuda durante la transición de liderazgo.

"Lo vamos a echar mucho de menos", añadió Tillinghast. "Me queda ese tremendo vacío…Lo voy a extrañar como persona, como amigo, como presidente. Tenía un sentido del humor fabuloso"

Ella dijo que la asistencia numerosa en el funeral de Navarro el 5 de abril, 2010, en la Iglesia St. Pius Tenth, fue una prueba de lo mucho que Navarro era respetado y querido.

"Era una persona maravillosa", dijo el Padre Timothy Brown, ministro sacramental de St. Pius. "Ed siguió el camino de la santidad, el camino de la fe".

Navarro era un miembro activo de la parroquia y cantaba en el coro, dijo el Padre Brown.

Él era compasivo, generoso, divertido, gozaba mucho la vida", observó él. "Nos deja un gran ejemplo a seguir".

Después de graduarse del Instituto Aquinas, Navarro fue a Monroe Community College, pero abandonó los estudios. Él trabajó para la Compañía Eastman Kodak, como también para el departamento de desarrollo de la comunidad de la Ciudad de Rochester, dijo Tillinghast. Antes de comprar ELC en el 1999, Navarro también trabajó en otras compañías de alta tecnología, según el sitio Web de EIC.

El padre de Navarro, Eduardo, murió antes que él. A Navarro lo sobreviven, su esposa por 37 años, Beth; su hijo, Edward; dos hijas y un yerno, Nicole Navarro y Dana y Donald Lindsay; su madre, Gliselda; dos hermanos, Juan y Alexander; tres hermanas, María, Berenice y Elizabeth; y un nieto.

Se pueden hacer donaciones para apoyar las investigaciones del cáncer pancreático o al coro de la Iglesia St. Pius Tenth.

Copyright © 2024 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter