Residents stand amid debris outside homes in Puerto Cabezas, Nicaragua, Nov. 17, 2020, in the aftermath of Hurricane Iota. The Category 4 storm hit the coast of Nicaragua near the border of Honduras Nov. 16, causing storm surges and flooding and further damaging buildings already wrecked by Hurricane Eta. (CNS photo by Oswaldo Rivas/Reuters) Residents stand amid debris outside homes in Puerto Cabezas, Nicaragua, Nov. 17, 2020, in the aftermath of Hurricane Iota. The Category 4 storm hit the coast of Nicaragua near the border of Honduras Nov. 16, causing storm surges and flooding and further damaging buildings already wrecked by Hurricane Eta. (CNS photo by Oswaldo Rivas/Reuters)

‘Ha sido desastrófico completamente’: segundo huracán desciendo sobre Nicaragua

CIUDAD DE MÉXICO (CNS) — Un sacerdote nicaragüense dijo que el huracán Iota golpeó la esquina noreste del país con “más fuerza” que el huracán Eta dos semanas antes y dejó comunidades devastadas y familias sin hogar.

“Los albergues están llenos de gente evacuada de comunidades y de familias de Bilwi que hoy no pueden regresar a sus casas y están yéndose a casa de familiares o tienen que permanecer albergadas.”, dijo el padre Javier Pla García en un mensaje desde la ciudad de Puerto Cabezas.

 “Nuestros planes de ayuda tienen que volver al inicio y reorganizarnos”, dijo el padre Pla, y agregó que no tenía conocimiento de ninguna pérdida de vidas, aunque algunas comunidades aún estaban incomunicadas y la gente buscaba familiares.

El huracán Iota azotó a Nicaragua a 15 millas al sur de donde el huracán Eta azotó el país centroamericano apenas dos semanas antes, y los primeros informes describían situaciones desastrosas.

La tormenta de categoría 4 azotó la costa de Nicaragua cerca de la frontera con Honduras alrededor de las 9:40 p.m. el 16 de noviembre, causando marejadas ciclónicas e inundaciones y dañando aún más los edificios ya destruidos por el huracán Eta. El Servicio Meteorológico Nacional de EE. UU. calificó al huracán Iota como la tormenta más fuerte de la temporada del 2020; El huracán Eta fue la segunda tormenta más fuerte.

“Ha sido desastrófico completamente”, dijo el padre Rodolfo French, sacerdote indígena misquito y párroco de la parroquia San Rafel el Arcángel en Waspam, en la región azotada por los huracanes.

El padre French habló con Catholic News Service desde la capital nacional, Managua, a donde había viajado para una cita médica y para comprar suministros para la reconstrucción después del huracán Eta.

Pero dijo que el último informe de un colega en Puerto Cabezas, a 30 millas al norte de donde el huracán Iota tocó tierra, le contó que la tormenta “destruyó completamente la iglesia. Todo el techo está completamente en el suelo. El seminario (quedó) sin techo y las paredes agrietadas. El obispo se alojaba allí; lo tenían protegido en una habitación, se filtraba agua. Pero él está cuidando a los seminaristas encerrados en la habitación”.

El padre French dijo que el hambre era una crisis inminente ya que muchas personas perdieron sus cosechas de arroz, yuca y plátanos.

El huracán Iota se debilitó a una tormenta de categoría 2 cuando pasó por Nicaragua. Causó inundaciones y daños en el país vecino de Honduras y finalmente se esperaba que llegara a El Salvador.

En Progreso, Honduras, el padre Ismael Moreno Coto, director de Radio Progreso, envió un video a sus amigos mostrando la inundación frente a su casa; la calle parecía un río. Dijo que se esperaba que la lluvia continuara durante 24 horas.

Antes de que Iota llegara a Centroamérica, azotó la isla colombiana de Providencia, donde murieron dos personas y más de 30 resultaron heridas, según funcionarios del gobierno.

Midiendo solo cuatro millas de largo por 2.5 millas de ancho, Providencia es una de las islas habitadas más pequeñas del Caribe y tiene una población de aproximadamente 6,000 personas. Funcionarios del gobierno colombiano dijeron que ocho de cada 10 casas en Providencia fueron “completamente destruidas” por el huracán, así como el hospital local.

“Es una situación devastadora”, dijo el presidente Iván Duque mientras visitaba la isla el 17 de noviembre para evaluar los daños. “Pero ayudaremos a que este tesoro de Colombia vuelva a ponerse de pie”.

En el resto de Colombia, grupos religiosos ayudaron a recolectar alimentos y suministros de emergencia para la gente de Providencia, mientras que Cáritas Colombia abrió una cuenta bancaria para recibir donaciones para la isla, que fue afectada por el ojo del huracán el 16 de noviembre.

La isla hermana de Providencia, San Andrés, que tiene alrededor de 100,000 habitantes y se encuentra a 55 millas al sur, no fue tan afectada, pero cientos de hogares también sufrieron algún tipo de daño por el huracán.

Los funcionarios colombianos dijeron que se necesitaría un año para recuperar la infraestructura de Providencia, compuesta principalmente por casas con paneles de madera. La ubicación remota de la isla y la rica vida marina la han hecho popular entre los turistas que anhelan experimentar un lado menos desarrollado del Caribe.

Antes de que azotara el huracán, la agencia de ayuda humanitaria de la iglesia, Cáritas, y las parroquias se movilizaron nuevamente para brindar refugio a las poblaciones que aún intentan limpiar y reconstruir después de que el huracán Eta inundó Nicaragua, Honduras y Guatemala.

El padre Francisco Chavarría, director de Cáritas en Nicaragua, dijo que Iota traería “más intensidad de lluvia” y afectaría un área más amplia. Parroquias y capillas se estaban convirtiendo nuevamente en refugios y sacerdotes estaban ayudando a evacuar a las personas, muchas cuyas casas se encontraban con techos destruidos y habían perdido sus modestas cosechas, dijo.

El huracán Eta perdió fuerza a medida que avanzaba por Centroamérica y se convirtió en una depresión tropical. Pero aun así inundó una región ya saturada, provocando deslizamientos de tierra, inundaciones y ríos crecientes, que arrasaron puentes. Se estima que unas 200 personas murieron en América Central y el sur de México.

Las parroquias de Honduras se estaban preparando para ayudar a las personas desplazadas por las inundaciones, dijo el padre Germán Calix, director de Cáritas Honduras. Algunas personas se resistieron a las órdenes de evacuación con el huracán Eta, pero dijo que esas advertencias no fueron ignoradas esta vez ya que se esperaba un segundo huracán.

El padre Calix atribuyó el enorme daño del huracán en Honduras a un “desastre ecológico”, en el que la deforestación ha sido generalizada, y dijo que el cambio climático ha tenido consecuencias. También habló de una mala respuesta del gobierno, ya que los políticos se enfocan más en las elecciones del 2021 que en los problemas actuales de Honduras.

“No están realmente interesados en el país. Sólo están interesados en ellos mismos”, dijo el padre Calix. “Esto hace que la gente se desespere” y probablemente migre, dijo. ” La vida se vuelve dura, dura, dura”.

El huracán Mitch dejó miseria en Honduras en 1998 cuando pasó sobre el país con lluvias que quebraron récords. Cobró unas 9,000 vidas. Algunos en Honduras dicen que la tormenta más reciente, aunque no tan destructiva, se sintió similar al huracán Mitch en algunas áreas.

“Esto fue más difícil que el huracán Mitch (localmente) en el sentido de que la densidad del agua era mucho mayor”, escribió el padre franciscano Alberto Gauci en un correo electrónico desde la región de Olancho después del paso del huracán Eta. “Lo que pasó aquí fue que dos grandes ríos … se convirtieron en un gran océano de agua que cambió todo el mapa de Olancho”.

Las fuertes lluvias en Guatemala también causaron inundaciones, junto con deslizamientos de tierra. Un deslizamiento de tierra sepultó viviendas en la aldea indígena de San Cristóbal Verapaz y dejó aproximadamente 100 desaparecidos, según las autoridades guatemaltecas.

“La inundación fue de tal magnitud que varios días mucha gente tuvo que pasar en el techo de su casa sobre la lámina hasta cinco días esperando a que pudieran llegar los rescatistas”, dijo a CNS el obispo Domingo Buezo Leiva de Izabal en el este de Guatemala.

“Se perdió todo, también se perdieron cultivos, la esperanza que tenía la gente de cosechar algo dentro de tres meses ahora ya no tienen todo eso se perdió”.

El obispo dijo que las parroquias y Cáritas respondieron al huracán Eta organizando recolecciones de alimentos y artículos para el hogar. Pero una segunda tormenta sería devastadora y motivaría aún más a las personas, ya desesperadas debido a la pandemia, a intentar migrar a Estados Unidos.

“Entonces el problema de la migración ahora tanto por la parte de Honduras y Guatemala se va seguramente a crecentar”, dijo, “Pero no sé cómo porque las medidas son cada vez más groseras”.

Copyright © 2020 Catholic News Service, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter