Migrantes haitianos hacen fila mientras esperan un código QR para registrar su situación migratoria en Tapachula, México, el 29 de diciembre de 2021. La Diócesis de Nuevo Laredo ha emitido un llamado urgente de asistencia ante la llegada de cientos de migrantes haitianos en zonas a menudo violentas, pero que llegan con la esperanza de solicitar asilo en los Estados Unidos cuando el Título 42 termine en mayo. (Foto CNS por José Torres/Reuters) Migrantes haitianos hacen fila mientras esperan un código QR para registrar su situación migratoria en Tapachula, México, el 29 de diciembre de 2021. La Diócesis de Nuevo Laredo ha emitido un llamado urgente de asistencia ante la llegada de cientos de migrantes haitianos en zonas a menudo violentas, pero que llegan con la esperanza de solicitar asilo en los Estados Unidos cuando el Título 42 termine en mayo. (Foto CNS por José Torres/Reuters)

Iglesia pide ayuda humanitaria mientras haitianos se dirigen a frontera sur

CIUDAD DE MÉXICO (CNS) – Una diócesis fronteriza mexicana emitió un llamado urgente de asistencia a medida que cientos de inmigrantes haitianos llegan a la violenta ciudad de Nuevo Laredo, con la esperanza de solicitar asilo en los Estados Unidos.

La Diócesis de Nuevo Laredo advirtió sobre una “crisis humanitaria” en su llamamiento del 29 de abril, diciendo en un breve mensaje: “Una gran cantidad de inmigrantes haitianos han llegado a nuestra ciudad y nuestros hermanos necesitan nuestra ayuda”. La diócesis pidió donaciones de artículos de higiene personal, mascarillas y medicina.

“En Nuevo Laredo se están saturando todos los albergues”, dijo el padre Eduardo Monsiváis, vocero diocesano. Un refugio para migrantes administrado por los scalabrinianos normalmente puede albergar a 200 migrantes, dijo el padre Monsivais, pero la multitud de recién llegados es tal que la diócesis está utilizando otro un edificio para proporcionar vivienda temporal.

La llegada de migrantes a Nuevo Laredo, cerca de la frontera con Laredo, Texas, se produce cuando el gobierno de EE. UU. se prepara para el levantamiento del Título 42 el 23 de mayo. El Título 42 se impuso como política al comienzo de la pandemia en marzo de 2020 y permitió que los migrantes fueran enviados rápidamente a México sin poder solicitar asilo.

Los defensores de una mayor vigilancia fronteriza y los miembros del gobierno de Biden esperan que aumente la cantidad de migrantes y solicitantes de asilo que llegan a la frontera de EE. UU. después de más de dos años de acceso restringido al proceso de asilo.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, dijo al Congreso el 27 de abril: “Esperamos que aumenten los niveles de migración a medida que los traficantes buscan aprovecharse y sacar provecho de los migrantes vulnerables”. El secretario también dijo: “Nuestro departamento ha estado ejecutando una estrategia integral para asegurar nuestras fronteras y reconstruir nuestro sistema de inmigración”.

Los católicos que trabajan con inmigrantes en la frontera entre Estados Unidos y México y en América Latina también esperan que lleguen más inmigrantes a la frontera con la eliminación del Título 42.

“Se correrá la voz de cualquier política considerada incluso ligeramente favorable”, dijo el padre jesuita José Luis González, coordinador de la Red Jesuita de Migrantes, América Central y América del Norte.

Las condiciones económicas han empeorado en muchos países, dijo el padre González. “Dos años de frenar la migración por medidas sanitarias ahora va a provocar un gran flujo” de migrantes, agregó.

El gobierno del estado de Tamaulipas dijo en un comunicado que unos 529 haitianos con permiso para estar en México habían llegado a Nuevo Laredo.

A mediados de abril, Tamaulipas y otros tres estados fronterizos llegaron a acuerdos con el gobernador de Texas, Greg Abbott, para aliviar la ralentización de los puntos de control fronterizos. Texas había comenzado a inspeccionar camiones que cruzaban la frontera entre Estados Unidos y México, lo que provocó pérdidas económicas tanto en Texas como en México.

El padre Monsivais dijo que los haitianos llegaron a Nuevo Laredo desde Monterrey, 140 millas al suroeste, donde el espacio para refugiarse era escaso.

Muchos haitianos se han quedado atrapados en Tapachula, cerca de la frontera entre México y Guatemala. La mayoría de los haitianos habían llegado a México después de pasar un tiempo en América del Sur y no habían estado en el país caribeño durante más de una década, según católicos que trabajan con migrantes.

Unos 14,000 haitianos llegaron a la ciudad fronteriza de Del Río en Texas en septiembre de 2021. Los activistas dicen que los haitianos llegaron a Del Río, en parte, para evitar problemas de seguridad en Nuevo Laredo, donde los cárteles de la droga secuestran y se aprovechan de los migrantes.

“Los inmigrantes aquí a menudo están en peligro debido a la violencia aquí en la ciudad”, dijo el padre Monsivais. Tienen que correr riesgos para al menos estar protegidos en un refugio.

Un informe de octubre de 2020 de Médicos Sin Fronteras encontró que tres cuartas partes de los solicitantes de asilo buscando ayuda en Nuevo Laredo fueron víctimas de secuestro.

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter