Líder deja legado de servicio a la comunidad

Elston Hernández fue un líder de la comunidad que trabajó incansablemente para mejorar el alojamiento de los latinos.

El Sr. Hernández falleció el 15 de septiembre de cáncer a la edad de 55 años. Roberto Burgos le hizo un tributo a su amigo de muchos años durante el programa del Mes de la Herencia Cultural Hispana en el Ayuntamiento (City Hall) al día siguiente.

El Sr. Hernández nació en la Ciudad de Nueva York y se mudó al área de Rochester en la década del 1970. Burgos dijo que ambos se habían conocido cuando el Sr. Hernández, que había trabajado en la Liga de Acción Iberoamericana, se convirtió en gerente de los apartamentos Los Flamboyanes en la Avenida Clinton Norte. Luego él creó Isla Housing and Development Corp., una agencia sin fines lucrativos que desarrolló y administra los Apartamentos San Miguel. Más tarde, él ascendió a director ejecutivo, dijo Burgos, que es planeador principal de alojamiento de la comunidad de la Ciudad de Rochester.

"Él tenía mucha determinación y estaba orgulloso de sus esfuerzos para llevar a su fin las dos fases de los Apartamentos San Miguel, dijo el Padre Laurence Tracy, un activista por mucho tiempo de la comunidad hispana.. "Pero él se mantenía en segundo plano, haciendo su trabajo".

Burgos dijo que el Sr. Hernández era tan desinteresado que prefería darle el crédito a otros por la ayuda que él proporcionaba. Y el Sr. Hernández ayudó a muchas personas en la comunidad, incluyendo a Burgos, a comenzar una carrera en la administración de propiedades.

"Él era muy humilde", dijo Burgos. "No le gustaba estar en primer plano".

Y sin embargo, sirvió en muchas juntas locales y estatales, incluyendo Greater Rochester Housing Partnership, Rochester Housing Authority, y el Centro de Recurso y Desarrollo para la Juventud Puertorriqueña, que es ahora una subsidiaria de Ibero.

Por medio de Isla, el Sr. Hernández ayudó a residentes de la ciudad a obtener fondos para mejorar la eficiencia de sus hogares por medio de aislamiento y ventanas. Bajo su liderazgo, Burgos añadió, la agencia pudo comprar casas cuyos dueños no habían podido pagar la hipoteca, renovarlas y venderlas a compradores de casas por primera vez.

"Él hizo eso para mucha gente que tenían pocos ingresos", dijo Burgos.

Además, el Sr. Hernández se certificó en detección de pintura con plomo y empezó una compañía que continua a ofrecer ese servicio, dijo Burgos.

"Lo que él ha dejado es un legado de servicio a la comunidad en el área de proveer alojamiento decente y accesible a los desaventajados", dijo Burgos, añadiendo: "Mi deseo es que la gente de la comunidad apoye su legado, proveyendo alojamiento económico en su honor. La necesidad de alojamiento decente y asequible es aun mayor hoy. Hay más gente en la pobreza que necesita encontrar un lugar decente donde vivir. Elston pasó la mayor parte de su carrera ofreciendo esas oportunidades".

La madre del Sr. Hernández, Virginia Hernández, murió antes que él. Lo sobreviven, su padre, Hipólito Hernández; su esposa, Sonía Núñez; sus hijas y yernos, Erica y José Cornier, Yamalis y Greg Stanwix, y Jasmín y José Ortiz; sus hijos y nuera, Daniel Hernández y James y Jennifer Núñez; su hermana y cuñado María y James Sabado; su hermano Melvin Hernández y varios nietos. Se pueden enviar donaciones en su honor a la American Cancer Society.

Copyright © 2024 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter