Llegada del papa a EE.UU.: Vítores y tomando fotos de pantallas

Por Carol Zimmermann
Catholic News Service

WASHINGTON (CNS) — Cuando el avión del papa Francisco aterrizó en la base aérea conjunta Edwards, en Maryland, un grupo de personas de todas las edades viendo el evento en pantallas en el monasterio franciscano en Washington parecían tan entusiastas como aquellos que estaban en el pavimento de recepción.

Con fuertes vítores y tomando fotos en secuencia rápida con teléfonos, la multitud acogió la primera visita del papa a Estados Unidos y se dispersó después que concluyó la breve ceremonia de bienvenida. Algunos se unieron en oración, otros caminaron por los jardines del monasterio. Muchos en el grupo tomaron fotos grupales cerca de la imagen del papa Francisco y algunos compraron alimento en camiones estacionados en la calle. El ambiente fue tanto de oración como algo parecido a un día de campo parroquial que por casualidad incluía muchos reporteros de televisión en la mezcla.

El monasterio, anidado detrás de un vecindario en Washington, está a una milla de la basílica del santuario nacional Immaculate Conception, donde el papa Francisco estaría celebrando Misa el 23 de septiembre. Los terrenos también están vinculados con la Misa papal porque esta incluirá la canonización de uno de los de ellos: el beato Junípero Serra, franciscano del siglo 18 que fundó nueve misiones en California. El monasterio tiene una reliquia del que pronto será santo.

Pat Wells, feligresa en la cercana parroquia St. Anthony que vino con amigos a ver la fiesta, dijo estar encantada porque el papa estaba en Estados Unidos. Ella no estaría asistiendo a ninguno de los eventos en Washington, pero dijo que tomaría libre el día siguiente para ver en televisión cómo todo se desenvolvía.

"No puedo esperar ver qué dice él en el Congreso", ella añadió.

Ella también dijo que "no estaría en ningún otro lugar" que no fuese siguiendo al papa Francisco, enfatizando que él es un "sucesor directo" de san Pedro. Wells dijo que vio a san Juan Pablo II y al papa Benedicto cuando estuvieron en Washington.

Fernando Pereiro, líder de visitas al monasterio, también tenía toda su atención en la llegada del papa en las pantallas. Nativo de Argentina, Pereiro dijo que solía estar en el autobús con el papa cuando él era arzobispo de Buenos Aires. Ellos no conversaban en la ruta regular en la ciudad, pero dijo que frecuentemente veía al arzobispo vestido en ropa clerical negra.

Pereiro, quien vio la cobertura del anuncio del papa Francisco en la televisión argentina, dijo que estaba en lágrimas cuando escuchó quién era el nuevo papa.

Ahora él encuentra difícil creer que la visita del papa, anticipada durante tanto tiempo, por fin había llegado.

Sobre todo, él dijo, el papa "le traerá un mensaje de esperanza a toda la gente".

Copyright © 2024 Catholic News Service, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter