Obispos mexicanos convocan jornada de oración en contra de la violencia

CIUDAD DE MÉXICO (CNS) — Líderes católicos de México están pidiendo un día de oración mientras la violencia continúa paralizando el país y los sacerdotes y obispos alzan la voz sobre un tema que los pone en conflicto con el popular presidente de México.

La Conferencia del Episcopado Mexicano, los jesuitas y la Conferencia Mexicana de Superiores Religiosos han pedido a las diócesis, parroquias y congregaciones religiosas que celebren misas y oren por la paz el 10 de julio “en lugares significativos que representen” a los más de 250,000 mexicanos asesinados y 100,000 desaparecidos en los últimos 15 años de violencia, impulsada por enfrentamientos con cárteles de la droga.

“Hay una herida que sanar y ahí está la fuerza que el país necesita hoy para construir la paz. Recordar la muerte y resurrección de Jesús, en estos lugares, transformará el miedo en fuerza para construir la paz”, dice la invitación de los obispos, los Jesuitas y Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos de México.

“Nuestra propuesta es el diálogo social para construir un camino de justicia y reconciliación que nos lleve a la paz… Estamos ante un problema complejo, que requiere de todos abordarlo desde sus raíces y permitir así que Cristo resucitado haga surgir una nueva perspectiva, que permita construir los acuerdos que México necesita hoy”.

La promoción del día de oración se dio tras un período sin precedentes de crimen y violencia tras los asesinatos de los padres jesuitas Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, quienes fueron asesinados en su parroquia en el estado norteño de Chihuahua el 20 de junio mientras albergaban a un hombre huyendo de un conocido jefe de crimen.

El llamado a la oración también se produce cuando el presidente de México rechaza los llamados de obispos y sacerdotes para cambiar una estrategia de seguridad de “abrazos, no balas”, que sigue mal definida, pero que no ha logrado calmar al país ni frenar la impunidad.

“‘Abrazos, no balas’ es demagógico y, hasta cierto punto, cómplice”, dijo el obispo Ramón Castro Castro, secretario general de la conferencia, el 3 de julio después de una marcha por la paz en Cuernavaca.

“Nunca será lícito ni lícito que las autoridades civiles entreguen su responsabilidad por la seguridad y la paz social, para lo cual tienen la potestad y uso legítimo de la fuerza”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador respondió con irritación a los llamados de la iglesia a una nueva estrategia de seguridad, acusando a los obispos de hipocresía, de estar vinculados a la oligarquía, las viejas élites que él considera opositores políticos, e incluso de que hay una “mano oscura” que los manipula. Incluso citó al papa Francisco en un intento de avergonzar a los obispos, alegando que el mensaje del viaje del papa a México en 2016 fue incómodo para la jerarquía de la iglesia.

“Ningún líder político o religioso ha hablado con tanta claridad sobre los problemas de México como lo hizo el papa Francisco en esa visita”, dijo López Obrador, y agregó que se “identifica” con el papa, aunque nunca se ha identificado públicamente como católico.

“Estoy absolutamente convencido de que la violencia no se puede enfrentar con más violencia. Basta ya de medidas coercitivas”, agregó el mandatario. “Esta es una concepción conservadora y autoritaria”.

Los sacerdotes contactados por Catholic News Service dicen que el presidente ha malinterpretado sus llamados a un cambio de estrategia de seguridad, confundiéndolo con un ataque político.

“‘Abrazos, no balas’ es ilógico”, dijo el padre jesuita Javier Ávila, quien trabaja en la misma región agreste de la Sierra Tarahumara donde servían los sacerdotes asesinados. “No estamos pidiendo que maten a los delincuentes. Por supuesto que no. Simplemente que apliquen la ley, persigan a los delincuentes y que sean juzgados de acuerdo con la ley”.

Los observadores de la iglesia dicen que los obispos mexicanos han sido tradicionalmente moderados sobre el tema del crimen y la corrupción, ya que tales declaraciones pueden poner en riesgo a sacerdotes y prelados y causar relaciones incómodas con las élites locales.

Sin embargo, el tono ha cambiado desde los asesinatos de los jesuitas, con obispos que tradicionalmente han permanecido en silencio sobre la seguridad compartiendo historias de ser detenidos en retenes ilegales operados por cárteles de la droga y parroquias experimentando extorsión.

“El tono ha sido el mismo. Pero hay que decir que el tono nunca ha sido de violencia o confrontación con ningún gobierno”, dijo el padre Antonio Gutiérrez, vocero de la Arquidiócesis de Guadalajara, donde el cardenal Francisco Robles Ortega reveló que algunas parroquias están pagando tasas de extorsión.

“Los destinatarios lo sienten con más fuerza porque hablan de cosas opuestas o muestran actitudes específicas, pero el tono de la iglesia siempre será de acercamiento, diálogo e interés por la paz”.

El padre Ávila atribuyó el clamor al asesinato de los sacerdotes y dijo que el tono de la crítica a la iglesia había alcanzado niveles que no se escuchaban desde el asesinato en 1993 del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, quien fue asesinado a tiros en el aeropuerto de Guadalajara.

La hermana Juana Ángeles Zárate de la Conferencia de Superioras Mayores de Religiosos de México dijo que las preocupaciones por la violencia y la respuesta de la iglesia se expresaron en las reuniones preparatorias locales para el Sínodo de los Obispos de 2023 sobre la sinodalidad. También dijo que muchos religiosos trabajan en áreas aisladas, donde abunda la violencia y la seguridad se deteriora.

“Hemos sufrido amenazas”, dijo sor Juana, de las Carmelitas del Sagrado Corazón. “Hay comunidades en las que hemos tenido que acoger a personas a las que les han disparado o examinado… Siempre estamos en esa situación vulnerable en la que nos pueden atacar”.

Copyright © 2022 Catholic News Service, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter