Con otras mujeres de la Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos, Karen Morales de Honduras habla sobre su hermano, Aaron Eleazar Carrasco Turcios, quien desapareció hace nueve años en México, durante un evento frente al Capitolio en Washington el 19 de octubre de 2021. Las mujeres compartieron historias de familiares que han desaparecido a lo largo de las rutas migratorias. (Foto CNS por Elizabeth Frantz/Reuters) Con otras mujeres de la Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos, Karen Morales de Honduras habla sobre su hermano, Aaron Eleazar Carrasco Turcios, quien desapareció hace nueve años en México, durante un evento frente al Capitolio en Washington el 19 de octubre de 2021. Las mujeres compartieron historias de familiares que han desaparecido a lo largo de las rutas migratorias. (Foto CNS por Elizabeth Frantz/Reuters)

Organización llama atención a migrantes ‘desaparecidos’

WASHINGTON (CNS) — Muchas familias de aquellos migrantes que han salido de su país y después han sido clasificados como “desaparecidos”, porque no se sabe dónde están, saben que es probable que han muerto durante el viaje migratorio.

Ahora, la Organización Internacional para las Migraciones, a través del Proyecto Migrantes Desaparecidos, quiere alumbrar la difícil situación de las familias que buscan a sus seres queridos, así como la magnitud de las muertes de migrantes.

Desde 2014, el proyecto ha registrado 45,427 migrantes desaparecidos, solo una fracción de “incidentes en los que migrantes, incluyendo refugiados y solicitantes de asilo, han muerto en las fronteras estatales o en el proceso de migrar a un destino internacional”.

“Detrás de cada muerte hay una familia — una madre, un padre, un hermano — en busca de respuestas . . . sufren una profunda agonía por sus seres queridos muertos y que (aun) están desaparecidos”, expresó Rudi Maxwald, oficial superior regional de enlace y política de la Organización Internacional para las Migraciones, en un seminario web el 7 de diciembre, que se centró en las muertes y desapariciones en las rutas migratorias en América Central y América del Norte.

“Muchos de ellos nunca tendrán la certeza de lo que les pasó, ni recibirán sus restos. Son tragedias humanas inimaginables que afectarán a miles de familias de migrantes el resto de sus vidas”, acotó.

Julia Black, oficial de proyecto de la organización, señaló que dicho proyecto ha registrado a más de 5,700 personas que han perdido la vida en viajes migratorios en las Américas desde 2014, incluyendo a más de 1,000 personas en 2021.

Aunque algunos de ellos son clasificados como “desaparecidos”, es importante entender, indicó Black, que desaparecidos, en este contexto, generalmente significa “que una persona ha muerto en el proceso de migración internacional o ha desaparecido, generalmente en el mar, o se presume que están muertos”.

Algunos han muerto durante el viaje migratorio por exposición al frío, falta de comida o agua, ahogamiento, accidentes en rutas de transporte peligrosas, violencia encontrada en el camino, o al enfermarse y no tener acceso a atención médica durante el viaje, entre algunas de las razones, dijo Maxwald.

Edwin Viales del Proyecto Migrantes Desaparecidos dijo que la organización está observando movimientos de personas de América del Sur y Central, pero ha habido muchos “naufragios invisibles” de los que no tienen información, como ciudadanos de lugares como Venezuela, Cuba, y otras naciones cercanas al Caribe que se lanzan al mar por desesperación.

El número de casos conocidos tendría que multiplicarse cuatro veces para llegar a algo que se parezca a una estimación real, señaló.

“Puede haber muchas otras personas que podrían estar muertas o desaparecidas de las que nadie tiene (idea) que esos incidentes ocurrieron”, agregó.

Tomando en cuenta estos números, la organización también espera alentar a los gobiernos a hacer más para ayudar a las familias a buscar a sus seres queridos.

“La incertidumbre y la pérdida cuando un migrante desaparece crean un gran impacto en las familias”, afirmó Viales.

Algunos comienzan preguntando a los amigos de sus seres queridos o recurren a las redes sociales para preguntar si alguien ha tenido noticias de ellos. Sin embargo, aparte de eso, no cuentan con la ayuda de los gobiernos. Las familias deben ser tratadas con respeto y deben ser el enfoque de los procesos que conducen a las investigaciones sobre los migrantes desaparecidos, dijo Viales.

“En las Américas, existen disparidades con respecto a los procesos oficiales, accesibles, y efectivos para la búsqueda de migrantes desaparecidos. Las organizaciones de la sociedad civil a menudo llenan estas brechas”, dice el Proyecto Migrantes Desaparecidos en su sitio web.

“Muchas personas ni siquiera saben por dónde empezar cuando buscan a una persona desaparecida. Los estados deben crear un mecanismo claro y accesible para ayudar en la búsqueda”, dijo Kate Dearden de la organización.

A mediados de octubre, Pax Christi USA y las Hermanas de la Misericordia de las Américas patrocinaron a un grupo de mujeres llamado Caravana de Madres de los Desaparecidos, que buscaban hijos e hijas de quienes nunca más se supo después de migrar a Estados Unidos.

Aunque el tema está comenzando a tener cierta visibilidad, no es un tema destacado en el frente de la inmigración.

Es importante considerar formas de prevenir las situaciones peligrosas que enfrentan los migrantes, expresó Maxwald, y para que eso suceda, la inmigración debe ser “segura, ordenada, regular, y con dignidad, protegiendo a los migrantes y asegurándose de que nadie se quede atrás”.

Copyright © 2022 Catholic News Service, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter