Rochester observa el plan de acción climático

Mientras el mes pasado miles caminaron en marchas por el clima en todo el país – incluyendo en el centro de Rochester – para apoyar políticas que abordan el cambio climático, la ciudad de Rochester ha estado desarrollando su propio plan para reducir las emisiones de gases de invernaderos y llegar a ser más eficiente en cuanto a la energía.

Centenares de personas participaron el 29 de abril en la marcha y manifestación desde la Alcaldía de Rochester hacia el Parque Washington Square que fue organizada por La Coalición Climática de la Gente de Rochester.

Linda Isaacson Fedele, enlace con la coalición, dijo que esperaba que la ciudad se mueva pronto para hacer de su plan climático una realidad.

"Estamos contentos de que ellos están haciendo algo, aunque creemos que eso (el plan) no va suficientemente lejos", dijo ella.

La gente sostiene letreros que expresan preocupaciones ecológicas durante la marcha por el clima el 29 de abril.

La meta del Plan de Acción Climático de la Ciudad, que los oficiales de la ciudad esperan comenzar a implantar este año, es reducir los gases de invernaderos por 40 por ciento para el 2030, explicó Anne Spaulding, gerente de energía y sostenibilidad en la División de Calidad Ambiental de la ciudad.

La ciudad comenzó a hacer cambios en el 2007, sin embargo, fue en el 2013 cuando se enfocó en reducir emisiones de sus instalaciones y operaciones y se adoptó un plan climático municipal en el 2013, dijo. Los cambios han incluido poner paneles solares en edificios de la ciudad, instalación de jardines de lluvia y techos "verdes" donde fue posible y reemplazo de bombillas estándar con las LED en propiedades de la ciudad y luces de las calles, según la propuesta del Plan de Acción Climático de la ciudad en http://bit.ly/2qJqpnx.

"Entonces comenzamos a trabajar hacia afuera y lo que podemos hacer para abordar el clima en toda la comunidad", dijo Spaulding. "Esto no es solamente un asunto de una sola entidad. Es un asunto global, un asunto regional".

Para crear un plan para la comunidad, la ciudad recibió una subvención de $100,000 en el 2014 de la Autoridad de Investigación y Desarrollo de Energía del Estado de Nueva York (siglas en inglés NYSERDA), explicó ella. Los oficiales escogieron cuatro áreas de enfoque: uso y suministro de energía, transportación, gestión de residuos, agua limpia y uso de la tierra, según la propuesta.

Los pasos iniciales para crear un plan incluyeron también hacer un inventario de emisiones de gases de invernadero para desarrollar una línea de base de la cual se puede medir el progreso, dijo Spaulding.

El personal de la ciudad midió entonces el uso de gas y electricidad, viajes por carretera y avión, emisiones de metano de residuos de vertederos, y emisiones de aguas residuales y sistemas sépticos de la comunidad. Se determinó que el total de emisiones en Rochester en el 2014 fue 1.8 millones de Toneladas Métricas de Equivalente de Dióxido de Carbono (siglas en inglés MTCO2), que es equivalente de 380,000 vehículos de pasajeros conducidos en cualquier año o la energía usada por 190,000 casas en un año, según el plan climático.

El proceso de planificación incluyó también atraer a miembros clave de la comunidad, negocios, residentes y grupos de vecindarios, para que también ofrecieran sugerencias, dijo ella. Este grupo consultivo se reunió varias veces durante nueve meses antes de que la ciudad comenzara a tener audiencias públicas sobre el plan.

"La ciudad sola realmente no puede hacer esto", observó Spaulding.

Después de una casa abierta el pasado noviembre en la Alcaldía para informar a los residentes sobre el plan, el personal de Spaulding y oficiales de la ciudad comenzaron a incorporar algunas sugerencias en el plan y esperan seguir adelante como han hecho otras ciudades, incluyendo Minneapolis y Cincinnati.

"Una de las cosas más grandes que podemos hacer es la eficiencia de energía", añadió ella. "Los residentes, negocios e instituciones pueden mejorar sus instalaciones con luces LED y calefacción eficiente. Porque si uno no usa energía en primer lugar, esto es la mejor manera para reducir emisiones".

Encontrar alternativas de energía renovable es más de un esfuerzo financiero para una municipalidad, dijeron los oficiales de la ciudad, pero Abigail McHugh-Grifa dijo que otras ciudades se están moviendo en esa dirección. Un residente de la ciudad por los pasados nueve años, McHugh-Grifa fue invitado por Spaulding para servir en el comité consultivo de clima debido a su interés en abordar el cambio climático.

McHugh-Grifa citó la campaña del Club Sierra "Alcalde Listo para 100 % Energía Limpia" para la transición de las ciudades de EE.UU. a usar solamente tales fuentes de energía limpia y renovable como el viento y los paneles solares, según información en http://bit.ly/2oxWlyy. Muchas de las ciudades participantes en la campaña se encuentran en California pero también incluyen municipios en Florida, Michigan, Vermont y Nueva Jersey.

Ella dijo que un profesor de la Universidad Stanford ha desarrollado enfoques individuales para que cada estado utilice sólo energía limpia dependiendo de viento, agua y paneles solares (http://bit.ly/1hzPA5E).

"Es totalmente posible usando la tecnología que existe ahora", observó McHugh-Grifa, maestra en la Escuela de Música de la Comunidad Eastman que aceptó la invitación de Spaulding para servir en el comité consultivo debido a sus hijos.

"Cuando tuve niños, mi sentido de urgencia en torno a estos asuntos aumentó considerablemente, añadió ella. Tengo que protegerles. Esto es mi trabajo. Para mí, este asunto claramente es lo que más amenaza su futuro".

Una de las partes del plan de la ciudad que más le entusiasma es la Agregación de Elección Comunitaria. El modelo municipal de adquisición de energía haría de la ciudad el proveedor por defecto de electricidad para hogares y pequeñas empresas, según la propuesta. Reuniendo la demanda, las comunidades pueden elegir fuentes de energía más limpias y negociar tarifas más bajas con los proveedores privados.

"Esto (provisión) puede hacer una gran diferencia… y es una manera buena para hacer más asequible la energía renovable", dijo McHugh-Grifa.

Alentar a los residentes para elegir energía renovable para sus propias propiedades, observó Spaulding, es difícil debido a la inversión inicial. Ella anima a otros para que coloquen paneles solares en sus techos si es factible, como ella hizo, añadió.

"Dependiendo de la temporada del año, éstos pueden generar 80 por ciento de la energía de mi casa particular", dijo Spaulding de los paneles solares. "Pero sé que no todo el mundo puede hacerlo si no tienen un techo que dé frente a la luz o las finanzas".

Uno de los pasos que los residentes pueden tomar en lugar de eso es la instalación de luces LED en sus casas, que pueden ahorrar el uso de electricidad por 75 por ciento, dijo. El Hospital Rochester General recientemente emprendió un proyecto para reemplazar todas sus luces exteriores con luces LED, añadió ella.

Shandan Jones, a junior de la Escuela Secundaria Vertus que habló durante la manifestación climática el 29 de abril, dijo que la transportación es otro asunto clave.

"Nuestro método de transportación importa", dijo Shandan, que es parte de una organización llamada Dream Bikes (Bicicletas de Sueño). "Tenemos que caminar, correr bicicleta, tomar transportación pública y hacer la mejor elección para nuestro planeta".

Copyright © 2022 Rochester Catholic Press Association, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter