El migrante hondureño Ángel David, de 25 años, posa para una foto el 27 de marzo de 2021 en UN albergue diocesano EN Palenque, México. Quiere llegar a Estados Unidos para trabajar y construir una casa para su familia en Honduras. El migrante hondureño Ángel David, de 25 años, posa para una foto el 27 de marzo de 2021 en UN albergue diocesano EN Palenque, México. Quiere llegar a Estados Unidos para trabajar y construir una casa para su familia en Honduras. (Foto CNS por David Agren)

Traficantes, extorsión y sueños rotos: el camino de los migrantes lleva peligros

TENOSIQUE, México (CNS) — El padre Franciscano Gabriel Romero recordó a una turba con machetes que intentaba derribar la puerta de su refugio para migrantes a medianoche a principios de este año. El fraile bloqueó la puerta con su corpulento cuerpo y gritó: “¡Retroceda!”

“Me pueden matar, pero estoy desarmado y no los voy a dejar entrar”, recordó el padre Romero que le dijo a la turba.

“Fueron pagados por ‘polleros'”, dijo, usando una palabra para traficantes de personas. “Queremos que la gente aquí esté segura, que sientan que es un lugar pacífico. Pero cuando la gente se va, es feo ahí fuera”.

Refugios como La 72, administrado por Franciscanos cerca de la frontera con Guatemala, ofrecen un respiro en una ruta peligrosa para los migrantes hacia la frontera con Estados Unidos. Los migrantes que no pueden pagar los servicios de los contrabandistas a menudo se quedan en refugios, pero sus defensores como el padre Romero dicen que terminan pagando mucho en forma de tarifas infladas por viajes en taxi y camionetas o sobornos y pagos de extorsión exigidos por funcionarios públicos corruptos.

Los contrabandistas ofrecen llevarlos al próximo pueblo de Palenque por 250 dólares, dijo el padre Romero, y pasarlos por los puestos de control de la policía y de inmigración, que recientemente fueron reforzados por el gobierno mexicano como parte de un esfuerzo para impedir el paso de los migrantes.

Muchos migrantes terminan caminando, especialmente ahora que los trenes en los que solían viajar ya no funcionan.

“(Los migrantes) llegan aquí con los pies todos golpeados”, dijo la hermana Pascuala Medina Chávez, una de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl que dirige el albergue diocesano en Palenque, a unas 45 millas de Tenosique.

También llegan “sin dinero”, dijo. “En cada puesto de control, con cada taxi o camioneta, tienen que pagar para pasar”.

Los migrantes que llegan a Palenque dicen que pagaron a particulares y funcionarios públicos por el pasaje, mientras que los taxistas y los operadores de camionetas a menudo se aprovechan de ellos.

“Tengo miedo de estar aquí, pero no tengo otra opción”, dijo un joven de 18 años que vive en Palenque.

Dijo que le pagó al conductor de una camioneta una tarifa inflada, pero le robaron su dinero y lo dejaron lejos de su destino prometido.

“Las autoridades te piden dinero”, dijo Ángel David, de 25 años, un hondureño residente en Palenque.

Como muchos migrantes, se fue con planes de llegar a Estados Unidos, diciendo que se fue “para construirme una casa. Solo vengo a trabajar un poco y luego regreso” a Honduras.

Ambos refugios en Palenque y Tenosique dicen que reciben más migrantes de los que pueden albergar, y muchos se quedan en los alrededores donde les dan comida.

La 72 ha recibido a 3,000 migrantes mensualmente en 2021, dijo el padre Romero. Esa cifra lo pone en camino de romper un récord anterior de 15,000 invitados atendidos en 2018, a menos que la salida de Centroamérica se desacelere, o un reciente anuncio del gobierno mexicano para restringir los viajes fronterizos debido al COVID-19 resulte efectivo.

Un equipo de hermanas Franciscanas de la Ciudad de México llegó recientemente como refuerzos.

Los migrantes han salido de Centroamérica en grandes cantidades este año, huyendo de la violencia, la pobreza y la destrucción de huracanes gemelos. Algunos migrantes citan problemas políticos por sus decisiones de abandonar Centroamérica y arriesgar a México.

La atracción de Estados Unidos y la capacidad de ganar dólares también cobran importancia. Ha demostrado ser especialmente atractivo desde la toma de posesión del presidente Joe Biden, quien promete reformar los sistemas de inmigración y asilo de Estados Unidos, medidas que algunos migrantes han interpretado como una señal para dirigirse hacia el norte.

El personal de La 72 advierte a los viajeros sobre los riesgos y la situación en los Estados Unidos, donde las autoridades les dicen a los viajeros adultos solteros y a las familias que no se les permitirá ingresar. Pero es una tarea difícil, dijo el padre Romero. Dijo que sus colegas en el norte de México le piden que disuada a los migrantes de intentar llegar a la frontera de Estados Unidos, donde a menudo quedan varados.

Cuando se le preguntó por qué salió a la carretera a una edad tan joven, José, de 17 años, dijo en voz baja que quería salir adelante. José, que solo dio su primer nombre, salió de Santa Bárbara en el norte de Honduras, donde su familia trabaja como peones.

“Mi objetivo es llegar a Estados Unidos”, dijo José, uno de 27 menores no acompañados que se hospedan en La 72. “Quiero trabajar hasta que pueda salir adelante y mi familia también”, aunque se fue sin contarle a sus padres de sus planes, dijo.

José confesó no haber escuchado mucho sobre la política estadounidense en Honduras. Y dijo del nuevo presidente: “No creo que haga una diferencia” para los migrantes.

Otro joven migrante, Milton, de 15 años, dijo que dejó la pequeña granja de sus padres en Honduras con planes similares para salir adelante, pero también pensó que el nuevo presidente le brindaría una oportunidad.

“Escuchamos que está dejando entrar a los niños”, dijo Milton, de 15 años, quien tuvo que cortar su viaje después de llamar a su casa y enterarse de una emergencia familiar. Regresó a Honduras con solo 200 pesos ($ 9.80) en el bolsillo.

Copyright © 2022 Catholic News Service, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter