Con una máscara y mirando hacia abajo, la expresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, asiste a una audiencia judicial. La ex-vicepresidenta guatemalteca Roxana Baldetti asiste a una audiencia judicial junto con el ex-presidente Otto Pérez Molina (no en la foto) en un caso que los implica en un escándalo de corrupción conocido como "La Línea", en la ciudad de Guatemala el 17 de enero de 2022. (Foto CNS por Luis Echeverría/Reuters)

Obispos advierten contra manipulación política

WASHINGTON — Antes del comienzo de la próxima temporada de elecciones en Guatemala, los obispos del país advirtieron que las celebraciones religiosas en los próximos meses no deberían caer “en la tentación de mezclar la propaganda política con aparente oración”.

El Arzobispo Gonzalo de Villa Vásquez de Ciudad de Guatemala, rodeado de sus hermanos obispos en una conferencia de prensa el 20 de julio, dijo que en “el mundo de las campañas en Guatemala… hay un distorsionar” de ideas y objetivos que se mezclan durante las temporadas de campaña política.

“Debemos llamar a que la gente tome en serio, y reflexionar y no dejarse llevar por una cancioncita sea de quien sea”, dijo el Arzobispo Villa Vásquez, respondiendo a una pregunta.

Guatemala tiene elecciones generales el próximo junio.

Junto con el resto de la conferencia episcopal guatemalteca, abordó el deterioro de la situación del país, citando la desnutrición, la corrupción, el desmantelamiento de la democracia y la violencia como razones que han llevado a un éxodo de la población del país.

“Nuestros países no están generando las condiciones para una vida digna, entonces muchísimos guatemaltecos optan por salir a buscar mejores condiciones de vida”, dijo el obispo guatemalteco Domingo Buezo Leiva de Sololá-Chimaltenango en la conferencia de prensa, transmitida a través de YouTube.

Dijo que el deterioro de las condiciones condujo a la muerte de guatemaltecos en Texas, que se encontraban entre los 53 migrantes que murieron, abandonados por contrabandistas en un tráiler cerca de San Antonio en junio.

Si bien los obispos abordaron los problemas en Guatemala, también dijeron que no se trataba de una condición limitada al país, citando sucesos similares en los vecinos países de El Salvador y Nicaragua. En Guatemala, la “corrupción, la irresponsabilidad, intereses y la miopía política de los funcionarios en todos los órganos del Estado han corrompido el sistema, han abusado de él, y han creado un Estado disfuncional incapaz de cumplir su función de producir el bien común”, dijeron los obispos en un comunicado.

Por eso, tantos guatemaltecos están optando por irse en busca de mejores condiciones, dijo el Obispo Buezo.

Son testigos, dijeron los obispos, de un mundo en el cual “prevalecen hegemonías que no favorecen el bien común ni el mínimo bienestar de las personas y su dignidad humana”.

Al día siguiente de la publicación del documento, Kevin López, secretario de comunicación social de la presidencia de Guatemala, dijo que el gobierno no estaba de acuerdo con lo dicho y agregó que el documento estaba “lleno de elucubraciones”, un escrito pedante.

El Presidente Alejandro Giammattei ha sido investigado por acusaciones de que aceptó sobornos de fuentes rusas. Los fiscales que investigan las acusaciones han tenido que exiliarse.

Con su comunicado, los obispos parecían estar llamando a los guatemaltecos a luchar por la paz y la justicia en el país.

Guatemala, dijeron, ocupa el último lugar en América Latina en términos de desarrollo humano, pero el país ocupa un lugar alto en los niveles de desnutrición infantil, así como en violencia.

“No se han promovido políticas reales y efectivas a favor de la población indígena, como tampoco a favor de la aplicación transparente de la justicia”, dijeron los obispos, y agregaron que los gobiernos anteriores han hecho planes a corto plazo para resolverlos y sólo “con fines electorales”.

A través de sesiones de escucha en preparación para el Sínodo de Obispos sobre la Sinodalidad de 2023, los obispos dijeron que han podido escuchar los sufrimientos, las experiencias de vida y los sueños de los guatemaltecos. Dijeron que mientras Guatemala se encuentra en una posición peligrosa y que continúa deteriorándose, los ciudadanos que trabajan para el gobierno, sean o no creyentes, en un poder superior, deben ejercer acciones morales y éticas en su trabajo para el público.

Los guatemaltecos por su parte no deben perder la esperanza de construir la paz en el país, dijeron.

“Dios nos llama a procurar justicia, defender la vida humana…especialmente los más vulnerables”, dice el comunicado.

Copyright © 2022 Catholic News Service, Inc. All rights reserved. Linking is encouraged, but republishing or redistributing, including by framing or similar means, without the publisher's prior written permission is prohibited.

No, Thanks


eNewsletter